28 de marzo de 2019
28.03.2019

El PSOE promete el ingreso mínimo vital y olvida la España federal

Los socialistas abandonan el impuesto a la banca y quieren ampliar la ley de Memoria

28.03.2019 | 00:21
Pedro Sánchez sostiene el folleto con las 110 medidas del programa electoral.

El PSOE concurrirá a las elecciones generales del 28 de abril„28-A„ con un programa continuista respecto a los que llevó en las convocatorias de 2015 y 2016, pero descargado de propuestas que puedan suscitar polémicas en materias tan sensibles como la cuestión territorial.

El presidente Sánchez encabezó ayer la presentación de un documento de 110 medidas en las que se sintetiza la oferta de los socialistas a los electores, entre las que destaca la implantación del ingreso mínimo vital para luchar contra la pobreza infantil, pero en las que desaparece la "España federal" para quedar sustituida por el compromiso de "fortalecer el modelo autonómico".

Sánchez presentó ayer el programa en un teatro del distrito madrileño de Tetuán, donde se crió, ante más de 200 asistentes, entre ellos los cabezas de lista a los comicios del 28-A.

El líder defendió como "prioridad absoluta" para la nueva legislatura la "España del conocimiento". Pero como requisito previo "se necesita una mayoría estable que garantice un gobierno fuerte".

Junto al presidente se sentaron la vicepresidenta Carmen Calvo y la presidenta del PSOE Cristina Narbona, coautoras del programa. Los socialistas consideran este conjunto de propuestas la base para la negociación futura con otros partidos, en un Congreso de los Diputados previsiblemente muy fragmentado.

Por ello, el programa está aligerado de propuestas controvertidas como el impuesto específico a la banca a través de un recargo en el tributo de Sociedades, una medida de la que el PSOE hizo bandera en la oposición. Los socialistas sí se comprometen a reforzar la progresividad del sistema fiscal, incrementando la aportación de las grandes empresas y de los contribuyentes de ingresos más altos y grandes patrimonios.

Entre las medidas figuran siete acuerdos de país, diecisiete leyes, diecinueve estrategias nacionales, diez planes sectoriales y numerosos proyectos de diversos ámbitos.

El PSOE se propone ampliar la Ley de Memoria Histórica, que pretende ser la base "de una política de Estado" que "asumirá directamente la gestión de las políticas y actuaciones de búsqueda de la verdad, justicia y reparación a las víctimas".

Entre las 110 medidas que resumen el programa figura la recuperación de la renta de emancipación que promovió el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para ayudar a los jóvenes con ingresos básicos a alquilar viviendas, la creación del ingreso mínimo vital y "avanzar en un sistema que garantice la gratuidad" en las primeras matrículas universitarias.

El programa revalida algunas de las políticas que el Gobierno de Pedro Sánchez ha intentado desarrollar en sus pocos meses de vida al frente del Ejecutivo, y dará continuidad a la transición energética con el objetivo de que en el año 2030 el 74 por ciento de la electricidad sea renovable.

La oferta electoral del PSOE es también la constatación de algunos de los fracasos del Ejecutivo de Sánchez y por, esa misma razón, mantiene el compromiso de llevar a cabo la reforma de la Constitución para conseguir la supresión de los aforamientos.

Los socialistas vuelven, además, sobre su promesa de acabar con la reforma laboral elaborada por el Partido Popular durante el mandato de Mariano Rajoy y la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, más conocida con la denominación popular de ley mordaza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook