29 de marzo de 2019
29.03.2019
La Opinión de A Coruña

Villarejo apunta a la "policía patriótica" como responsable del espionaje a Iglesias

El excomisario elude aclarar ante el magistrado cómo obtuvo documentos extraídos del teléfono móvil robado a una asistente del líder de Podemos

29.03.2019 | 00:23
José Villarejo.

El excomisario José Villarejo atribuye a una "investigación policial" la documentación sobre Pablo Iglesias encontrada en su poder. Aunque no identificó la procedencia ante el juez de la Audiencia Nacional, Villarejo apunta a la actividades de la denominada "policía patriótica", que operó durante el período en que Jorge Fernández fue ministro del Interior y que se dedicó al espionaje de rivales políticos del PP. Al frente de la Policía Nacional se encontraban en aquel momento Ignacio Cosidó y Eugenio Pino, ambos ahora fuera de las listas electorales del PP.

Villarejo permanece encarcelado desde hace más de un año al imputársele 14 delitos, entre ellos cohecho y organización criminal. Atendiendo a su solicitud de declarar sobre los atentados del 11-M, ayer fue trasladado a la Audiencia desde la prisión de Estremera. La información que aportó sobre los atentados fue solo "conjetural". El juez Manuel García-Castellón aprovechó para interrogarle, junto a los fiscales del caso Tándem, sobre la documentación que se le intervino procedente del teléfono sustraído a una colaboradora de líder de Podemos en 2016. Dina Bousselham, la titular del móvil en cuya tarjeta estaba la documentación localizada en poder de Villarejo, fue asistente de Iglesias en su etapa de europarlamentario y pasó a formar parte de su equipo personal a su regreso a España.

Antonio José García Cabrera, abogado del excomisario, aseguró que en la declaración Villarejo sostuvo que la documentación procedía de "una investigación policial". "Es una cuestión interna personal y no es una operación política", afirmó el expolicía, quien no aclaró cómo le llegó. "Villarejo no ha hecho ningún robo de ningún material", defendió su letrado, quien considera que "deberían preguntarse de dónde salió ese pendrive y cómo se vehiculizó". El ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska, aseguró que llegó el momento de pedir "responsabilidades políticas" a la anterior cúpula del departamento por sus posibles vínculos con la actividad delictiva de excomisarios. "Es una vergüenza que se hayan podido supuestamente utilizar instituciones del Estado con fines absolutamente abyectos", afirmó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook