31 de marzo de 2019
31.03.2019
La Opinión de A Coruña

Un muro con 243 fotografías, víctimas del terrorismo

30.03.2019 | 21:14
Un muro con 243 fotografías, víctimas del terrorismo

En la sala donde culmina el recorrido por la historia de la Guardia Civil suena a veces la melodía sin letra de La muerte no es el final, el himno con el que se honra a los caídos en los funerales castrenses. La ruta por el siglo y tres cuartos de vida del Instituto Armado termina en un muro de ladrillo simulado con 243 fotografías, las de los muertos que hacen de la Benemérita el colectivo profesional con más víctimas del terrorismo

En una institución donde importan tanto los símbolos, este tributo a los caídos conserva y exhibe un tricornio dañado y el trozo de carrocería de un coche destrozado en un atentado contra la Dirección General de la Guardia Civil en 1987, y sirve para recordar que la última gran operación del cuerpo contra la banda terrorista ETA antes de su derrota definitiva se llamó Pardines, en homenaje al primer hijo del Instituto Armado asesinado por la banda (el gallego José Antonio Pardines, en Villabona, Guipúzcoa, en 1968).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook