El exjefe de los Mossos Josep Lluís Trapero sostiene que no compartió el "plan ideado" por Govern y el Parlament "para alcanzar la independencia de Cataluña", permaneció al servicio de la justicia y desmarcó al cuerpo de los "designios secesionistas", con "el más riguroso respeto al orden jurídico constitucional". En el escrito de defensa presentado ante la Audiencia Nacional, Trapero se desliga de la decisión de incinerar documentos policiales del 1-O y el 20-S.