El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acepta tomar parte en un debate a cinco que incluya a Vox, pero rechaza el cara a cara con Pablo Casado y el debate a cuatro, sin la extrema derecha, propuesto por TVE para fuerzas que ahora tengan representación en las Cortes.

Así, el candidato del PSOE debatirá el martes 23 en Atresmedia con el líder del PP y los candidatos de Ciudadanos, Albert Rivera; Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y Vox, Santiago Abascal.

El comité electoral justifica la decisión de debatir con Vox en que representa a una fuerza política que presenta candidaturas en todas las provincias y en que, según la encuesta del CIS, supera el 10% de intención de voto.

El PSOE albergaba el temor de que debatiendo con Vox pudiera acusárseles de "blanquear" a un partido de extrema derecha sin presencia en el Congreso de los Diputados. Pero a ese temor ha acabado por imponerse la certeza de que, con el veto, solo lograrían beneficiar a los de Abascal

Pablo Casado achacó la decisión de Sánchez a que le tiene "miedo".