El presidente de Vox, Santiago Abascal, se mostró partidario de castigar los pitos al himno nacional y pidió llamar la Rojigualda a la selección española de fútbol, y rechaza la política de fichajes del Athletic del Bilbao por "etnicista y política". "Soy absolutamente partidario de cualquier tipo de medida que impida un ultraje al himno nacional", dijo Abascal en una entrevista con el diario Marca en la que considera que esta práctica se acabaría si los clubes fueran "castigados duramente, igual que son sancionados si un aficionado lanza una botella al campo o grita insultos racistas".