16 de abril de 2019
16.04.2019

La Guardia Civil marca a Trapero porsu rol "imprescindible" en el 'procés'

El 'número dos' de la investigación del 1-O revela que Puigdemont iba a agradecer por carta al jefe de los Mossos d'Esquadra su postura el día de la consulta

15.04.2019 | 23:59
Detrás, Jordi Sànchez (a la izquierda) y Joaquim Forn y, delante, sus abogadas, Ana Bernaola y Judit Gené (derecha).

Un comandante de la Guardia Civil marcó ayer a Josep Lluís Trapero con el de rol "imprescindible en la estrategia independentista".

El testigo, que ejerció de secretario en los 31 atestados levantados por el cuerpo en su investigación de los preparativos del referéndum del 1-O, relató al tribunal que Trapero elevó a los jefes políticos de los Mossos d'Esquadra „Pere Soler, César Puig y el entonces consejero y ahora acusado Joaquim Forn„ las instrucciones de la Fiscalía, pese a ser secretas, y los planes de actuación de la Policía catalana.

Para justificar esa condición de "imprescindible" de Trapero, el testigo reveló que el entonces president de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont, llegó a preparar una carta para agradecer al mayor de los Mossos su actuación el día del referéndum. "Se ve que hay connivencia entre ambos", añadió el mando del instituto armado al comentar el borrador de la misiva, que Puigdemont le envía a su secretaria el 20 de octubre de 2017.

Perder a Trapero

Además, tras analizar los correos que fueron intervenidos a la dirección política de los Mossos, se halló uno del 23 de septiembre en el que Puig aconseja a Forn que "proteja" a Trapero, porque, si no, lo pueden "perder".

El testigo cifra ese riesgo en que si Trapero seguía acudiendo a las reuniones con el coordinador del dispositivo de seguridad, Diego Pérez de los Cobos, y, dada su mala relación, desobedecía sus órdenes, el coronel de la Guardia Civil acabaría denunciándole. "Y en ese caso le podemos perder", le decía Puig a Forn.

Desde entonces se decidió que fuera el número dos de Trapero Ferran López, el que acudiera a las cumbres con De los Cobos, explicó el testigo, que al inicio de su declaración informó a la Sala de que en el pasado fue procesado por torturas, pero el Tribunal Supremo le absolvió.

Pautas de los Mossos

Trapero, además, puso en conocimiento de Forn las pautas de actuación de los Mossos d'Esquadra para el de octubre. En ellas le informó de que sus agentes no intervendrían en los colegios donde hubiera personas vulnerables „mayores, niños„, ni tampoco cuando la concentración de votantes fuera o pacífica o demasiado violenta.

En esas comunicaciones, según el testigo, se percibe que una de las "prioridades" del cuerpo policial autonómico era que su imagen no se viera afectada por lo que pudiera ocurrir en la jornada de votación.

El propio Trapero declaró al tribunal el 15 de marzo que él y su cúpula avisaron a Puigdemont, el 28 de septiembre de 2017, de "graves conflictos" si la consulta se celebraba.

De hecho, el 13 de octubre, pasado ya el referéndum, Trapero aún recomienda estar "vigilantes", porque "la Guardia Civil y la Fiscalía, con diez fotografías de una mala actuación el 1-O, hacen un delito de sedición".

Denuncias reiteradas

El testigo reiteró las denuncias hechas contra la policía catalana por otros miembros del instituto armado por realizar seguimientos "a las fuerzas de seguridad estatales", dar aviso a los colegios de que éstas estaban al llegar o de que la Guardia Civil se dirigía al lugar donde tenía previsto votar "platino", el nombre en clave con el que se bautizó a Carles Puigdemont el 1-O.

El testigo, número dos del teniente coronel de la Guardia Civil Daniel Baena, destacó que el documento Enfocats y la agenda moleskine de Josep María Jové constatan la "conexión" entre el Govern, Mesa del Parlament, ANC y Òmnium Cultural para tirar hacia adelante con la vía unilateral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook