El cambio de normativa sobre protección de datos en España "preocupa" a la Comisión Europea, que teme que este cambio normativo pueda favorecer el rastreo de datos personales en redes sociales a las formaciones políticas. Bruselas aseguró el pasado lunes que ha trasladado esa inquietud a las autoridades españolas pero "no pueden hacer nada más" puesto que la ley se encuentra recurrida por el Defensor del Pueblo. No obstante, emplazó a España a una reunión bilateral.