Frente a los recortes de las "tres derechas", las "políticas sociales" del PSOE. Este fue el eje del discurso de ayer del líder de los socialistas gallegos, Gonzalo Caballero, que enarboló uno de los ejes básicos de su partido para diferenciarse de la visión mercantilista neoliberal con la que identificó a PP y Ciudadanos.

Los comicios del día 28 son, por tanto, una elección de modelo. "No todos los partidos piensan lo mismo de la política social", advirtió Caballero, que acusó a sus rivales de "solo ver los precios" del mercado y no las necesidades ciudadanas. "Lo más importante que hay es el derecho de todos los ciudadanos a tener posibilidades de prosperar y tener una vida digna", proclamó.

El secretario xeral del PSdeG participó ayer en una jornadasobre políticas sociales de su partido en Pontevedra, donde reivindicó la socialdemocracia como dique frente a las leyes del mercado, que "no es suficiente ni es lo más conveniente en muchos casos".

En un momento de "populismos y demagogia", el líder socialista reivindicó el "orgullo" de su partido, que "cuando habla de igualdad y política social tiene toda la credibilidad" gracias a los logros alcanzados en sus diferentes gobiernos presididos por Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y, desde la moción de censura del pasado verano, Pedro Sánchez.

Frente a los "recortes" de los gobiernos de los populares, Caballero destacó los diez meses de su jefe de filas en La Moncloa, destacando medidas como la subida de las pensiones al nivel del IPC este año „aunque ya lo había aprobado su antecesor, el popular Mariano Rajoy, para 2018„, el incremento del salario mínimo interprofesional, la elaboración de un plan para la lucha contra la pobreza infantil o el reconocimiento del derecho a voto para las personas con discapacidad.

Estas políticas son necesarias para paliar, continuó, situaciones como la registrada esta semana en el PAC de A Guarda, donde "no había equipo médico de apoyo", un caso similar al registrado A Estrada el pasado verano cuando llegó al centro un paciente que falleció.