24 de abril de 2019
24.04.2019
La Opinión de A Coruña
Elecciones generales | Entrevista

"El bipartidismo ha desaparecido y hay más actores pero la mayoría secundarios"

"Me resisto a llamar partidos a algunas organizaciones que se presentan sin ideología o que rellenan sus listas con familiares" || "No hay un nuevo PP, somos los mismos"

23.04.2019 | 22:17
La candidata del PP al Congreso por la provincia de A Coruña, Marta González.

Marta González asumió el pasado julio el cargo de vicesecretaria de Comunicación, puesto que dejaba vacante Pablo Casado al convertirse en presidente del PP. Ya ha sido en tres ocasiones diputada en el Congreso por A Coruña y ahora encabeza la candidatura del partido por la provincia. Confía en una victoria contundente del PP para evitar que Sánchez revalide "el pacto con sus socios basado en cesiones continuas".

Ha sido diputada en 2011, 2015 y 2016 ¿por qué son diferentes estas elecciones?

Hay más opciones que las tradicionales. En Galicia eran tres (PP, PSOE y BNG) y ahora los nacionalistas están divididos en tres (Podemos, En Marea y BNG) que entre ellos parecen peleados. Además, es un momento preocupante y tenemos un reto complicado para el Estado con el nacionalismo independentista en Cataluña. Nos jugamos dos modelos de país. Hay que reflexionar si queremos preservar la democracia alcanzada en 40 años de Constitución o transformarla sin saber hacia donde porque el PSOE, que lidera ese posicionamiento, habla de federalismo o nación de naciones pero parece no tener claro su modelo basado en cesiones a sus socios.

T ambién hay más opciones de centro y de derecha ¿Temen que les afecte la dispersión del voto o haya fuga de votantes del PP?

Me resisto a hablar de partidos. Algunos de los que se presentan no lo son porque al no tener una ideología clara van dando bandazos según la opinión mayoritaria. Y otros no tienen estructura y buscan familiares para sus listas.

¿A quienes se refiere como organizaciones?

A Vox y Ciudadanos por un lado. Y, por otro, a En Marea y sus grupúsculos, ya que hace falta una tesis doctoral para saber cuál es la historia de cada partido porque ni ellos mismos lo saben. Deberían dejar de lado sus liortas y preocuparse más por el país porque no les queda tiempo.

¿Qué se juega Galicia en estos comicios?

Pretendemos que recupere ese papel que ha tenido en los últimos años con el PP. De ser la segunda comunidad en inversión del Estado ha pasado a ser en la que más se redujo. Una autonomía cumplidora con el Gobierno central no puede ser maltratada.

¿El nuevo PP ha cerrado todas sus heridas tras el congreso nacional del partido?

No existe como tal el nuevo PP. Los que gobernamos ahora no somos recién llegados y ya estábamos en el partido. Sí es cierto que el nuevo PP está en la oposición y eso supone diferencias de comunicación. Pero el PP no es más que uno más de los actores en este nuevo escenario político. Y es comprensible que cuando una persona accede a un cargo como hizo Casado pretenda tener en su entorno con quienes tiene mejor relación.

¿Se ha intentado borrar el legado de Rajoy?

Para nada. Simplemente se ha dado un cambio generacional porque el presidente es más joven que Mariano Rajoy y eso influye en su entorno. Pero es un cambio que se ve en el resto de partidos porque la edad media de los candidatos a la presidencia del Gobierno es menor que en otras ocasiones.

¿Di o el PP un viraje hacia la derecha para no perder vot os?

No hay tal viraje porque las personas son las mismas. El PP siempre ha sido un partido de ideas claras en el que se puede confiar y que no es noticia por sus ocurrencias. Lo que logró Mariano Rajoy con el rescate de nuestra economía y remontar fue notorio hasta el punto de que nuestros socios europeos hablasen del milagro español.

Parece inevitable que haya que pactar tras el 28-A.

El bipartidismo ha desaparecido porque hay más actores aunque algunos no tienen capacidad para convertirse en protagonistas y son más bien secundarios. Siempre dejamos el debate de las coaliciones para un escenario postelectoral. Pero en este caso la preocupación sobre los pactos es precisamente que vuelva ser Pedro Sánchez con sus socios de Podemos, Esquerra, Bildu y otras confluencias y que puedan sumar y volver a sumir al país en una situación caótica como en los últimos diez meses. Sánchez no es de fiar porque no ha aclarado si volvería a gobernar con sus socios de este periodo.

Ustedes tampoco aclaran con quién van a pactar.

Apelamos al voto útil y aspiramos a tener un resultado contundente en las urnas pero si no es así nos hemos aburrido de ser los únicos en defender un cambio de la ley electoral para que gobierne la fuerza más votada. Nos dimos cuenta de que había que tomar otras medidas y lo hicimos en Andalucía donde acabar con un régimen socialista de más de 40 años era prioritario y fuimos útiles para formar un gobierno de cambio. Igual que en su día en el País Vasco cuando permitimos que Patxi López, del PSOE, gobernase con nuestros votos para acabar con el predominio del nacionalismo.

¿Qué opina de las críticas que tachan al PP de no apoyar al feminismo?

El 8-M siempre se ha celebrado pero esta vez con coincidencia de las elecciones se ha querido usar de forma partidista. La imagen bochornosa de la mujer del presidente del Gobierno y las ministras saltando y vociferando contra el PP han sido más ridículas que eficaces. El PP no tiene que demostrar nada en igualdad ni recibir lecciones de nadie. Hemos conseguido que 8,6 millones de mujeres trabajando cuando salió Mariano Rajoy del Gobierno, una cifra récord. O el Pacto de Estado contra la violencia de género propuesta por Rajoy en su investidura en 2016.

¿Se han planteado un discurso común ante la polémica que generan declaraciones de Casado que obligan luego al partido a rectificar como las referentes al aborto o a la bajada del salario mínimo?

En el tema del aborto aclaró que estaba hablando de su experiencia personal. En el PP cabe mucha gente y hay opiniones distintas sobre el aborto desde quienes lo rechazan a los que consideran que puede haber circunstancias diferentes para cada mujer y se debe respetar esa decisión Pero coincidimos en reconocer que ninguna mujer debería verse abocada al aborto por falta de recursos.

También el rechazo al uso de las lenguas cooficiales en la administración discrepa con la postura del PP gallego.

Pablo Casado la primera vez que visitó la comunidad puso a Galicia como ejemplo de bilingüismo cordial. En otras autonomías esta situación no se ha respetado igual y es en estos casos en los que se quiere decidir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook