24 de abril de 2019
24.04.2019

El voto progresista se agrupa en torno al PSOE

24.04.2019 | 00:31

Mientras la derecha se atomiza, la izquierda parece estar moviéndose en sentido opuesto según el CIS. El estudio publicado a principios de semana revela que así como el PP pierde apoyos ante la poblada oferta conservadora, el voto progresista se está uniendo en torno a los socialistas. En Ferraz han apostado por seguir agitando al personal con la amenaza que supone Vox, pese a los desastrosos resultados que esta estrategia generó a los socialistas andaluces hace pocos meses.

Allí, esas señales de alerta no surtieron efecto y no se transformaron en participación (con un 58,6 % de votantes fueron las segundas elecciones andaluzas con menor seguimiento). Incluso se acusó a Susana Díaz de haber favorecido la irrupción de esta formación por abusar de esta baza.

Pero los estrategas socialistas han decidido insistir. Tras discutirlo con su entorno más cercano, el presidente aceptó el miércoles el debate en el que se incluía a Vox para profundizar en esta línea de contraste entre su "moderación" y "sensatez" y la "involución" que traerán consigo los de verde.

Por eso quiere el voto socialista pero también el "progresista", como ha repetido en diferentes ocasiones.

Y para fomentar ese voto útil consideran positivo que el presidente se reivindique como el dique indispensable para frenar el ascenso de Abascal.

Al margen de los debates, las encuestas indican que todo marcha en buena dirección para el partido de Pedro Sánchez. Así como a Pablo Casado se le caen los votos por las costuras, el PSOE tiene bien sellado su saco. Según los sondeos del CIS, más del 60 % de quienes votaron a los socialistas en 2016 aseguran que volverán a hacerlo el próximo día 28. Es con diferencia el partido que más electores retendría.

Pero además lograría pescar también en otras formaciones de izquierda. Un 22 % de los votantes de En Marea, un 15,3 % de En Comú Podem y un 14,7 % de Compromís apostarían ahora por la formación de Sánchez.

Por su parte, la encuesta del Centro de Estudios Sociológicos refleja que casi una quinta parte de los votantes de Podemos en 2016 cambiarían de opinión para dar su confianza a los socialistas el 28-A.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas