02 de mayo de 2019
02.05.2019
La Opinión de A Coruña
Las repercusiones del 28-A

Iglesias fía la "estabilidad" de un Gobierno de izquierda a la entrada en él de Podemos

El PSOE prefiere un "acuerdo programático" con el partido morado || Sánchez se citará en la Moncloa antes con Pablo Casado y Albert Rivera que con Pablo Iglesias

01.05.2019 | 23:12
Los líderes de Unidas Podemos, Alberto Garzón y Pablo Iglesias, ayer.

Podemos ya recela de Pedro Sánchez. Su secretario general, Pablo Iglesias, supeditó ayer la "estabilidad" de un Gobierno "de izquierdas" a que el partido morado entre en él como socio de pleno derecho, y volvió a airear, como durante la campaña electoral, el temor a que el líder socialista no haya descartado aún entenderse con Ciudadanos.

Los recelos de Iglesias empiezan en que no entiende por qué Sánchez llama "a la derecha justo después de que la CEOE y el Banco de Santander le hayan pedido que se entienda con ella".

Sánchez se reunirá el próximo lunes en la Moncloa con el líder del PP, Pablo Casado, el martes con el de Ciudadanos, Albert Rivera y, después, con Iglesias. Aunque ni Casado ni Rivera le apoyarán y el segundo ya ha avanzado que le dirá que aspira a "liderar la oposición", el presidente en funciones los ha citado por orden de representación en el Congreso. Lo que no ha impedido que el líder de Podemos esté molesto. "Esperamos que el PSOE no esté negociando una investidura o un Gobierno con la derecha", dejó caer Iglesias en declaraciones antes de la manifestación del Primero de Mayo en Madrid.

De manera que Unidas Podemos esperará a conocer el contenido de las reuniones de Sánchez con PP y Ciudadanos, y después tendrán "plena disponibilidad para negociar desde la lealtad un programa de Gobierno y un Gobierno" con el PSOE.

La número dos de Podemos, Irene Montero, fue aún más lejos y se atrevió a dar cuatro nombres que a su juicio deberían figurar en ese Ejecutivo de coalición: "Pablo Iglesias, Yolanda Díaz, Pablo Echenique o Rafa Mayoral".

"Vamos a ser una roca para defender a la mayoría social española que pide acuerdo, entendimiento y programa de izquierdas", avisó el secretario general de Podemos, subrayando que su partido no pondrá líneas rojas y "hablará de todo, negociando hasta el último elemento".

Sin embargo, el número tres del PSOE, José Luis Ábalos, volvió a acotar el terreno: insistió en que los socialistas quieren gobernar en solitario, y aunque tienen "voluntad" de llegar a acuerdos con el resto de los partidos, hay "preferencia" por negociar con Iglesias. "Es lógico pensar que con Unidas Podemos podemos tener acuerdos con carácter programático. Es fácil para llegar a acuerdos", señaló.

Pero, después, demandó respeto a Iglesias. "Lo que queremos es que siendo la primera fuerza, y con diferencia respecto a cualquier otra, se nos pueda respetar el poder tener un gobierno claramente socialista", dijo Ábalos al confirmar, como la víspera había adelantado la portavoz en funciones, Isabel Celaá, que el PSOE piensa recuperar la "geometría variable" de la era de Rodríguez Zapatero. Los socialistas, resumió Ábalos, tienen voluntad de pactar, dialogar y llegar a acuerdos "con diferentes actores en cada caso".

En cuanto a las negociaciones con Ciudadanos, Ábalos recalcó que con la formación naranja "no se dan las condiciones" para conseguirlas ya que la actitud del partido de Rivera es "que no ha entendido que ha habido unas elecciones y no han entrado en la fase de reflexión". Preguntado por si Sánchez se va a reunir con el líder de Vox, Santiago Abascal, recalcó que "no es el momento" porque al Partido Socialista no le parece "una fuerza para iniciar conversaciones para entendimiento institucional". Aún así, Ábalos insistió que tras las reuniones de la próxima semana espera encontrar "un parlamento muy plural, más plural que nunca. Con cinco formaciones de carácter nacional que hacen necesario hablar".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook