02 de mayo de 2019
02.05.2019
La Opinión de A Coruña

Sánchez espolea a los socialistas europeos

Los socialdemócratas confían en que el triunfo del PSOE permita al centro-izquierda recuperar posiciones el 26-M ante la pujante extrema derecha

01.05.2019 | 23:50
Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, celebran la victoria del PSOE.

La victoria del PSOE en las elecciones españolas del pasado domingo espolea a los socialistas europeos, que hace tres años atravesaban una situación catastrófica, con el propio PSOE hecho unos zorros, el PASOK griego desaparecido en las fauces de Syriza y los laboristas británicos sin abrigo ante el vendaval del Brexit que entonces se avecinaba.

El triunfo de Pedro Sánchez „en unas elecciones, además, a las que el centro-derecha acudía radicalizado y temeroso de la aceptación de Vox„ es un balón de oxígeno para la socialdemocracia del continente y se suma al triunfo de los socialistas finlandeses, también en abril, aunque con una notable diferencia: que el SDP finés se impuso por un solo escaño a la extrema derecha de Verdaderos Finlandeses.

Los éxitos de Sánchez y de Antti Rinne en Finlandia compensan en parte a los socialistas europeos de su última gran decepción: la debacle padecida por el SPD alemán „al fin y al cabo el inventor y exportador de la marca socialdemócrata„ y el batacazo electoral del hombre que estaba llamado a iniciar la recuperación del centro-izquierda, Martin Schulz, en las legislativas germanas de septiembre de 2017.

Así las cosas, no es de extrañar que los socialistas de la UE hayan respirado aliviados tras conocer los resultados del 28-A, máxime cuando en el club comunitario se tiene a Sánchez por un europeísta convencido y alineado con las tesis reformistas del presidente francés, Emmanuel Macron, y que a la vez se mira en el espejo del Gobierno de izquierdas portugués, celebrado por sus políticas económicas, que combinan recortes con programas sociales.

Al día siguiente de las elecciones, el presidente del Partido de los Socialistas Europeos (PES), Sergei Stanishev, vio en el triunfo de Sánchez un refuerzo del ideario socialdemócrata y, entre líneas, sugirió que su victoria puede invertir la tendencia que más temen sus correligionarios ante la cita electoral del 26-M: el pujante movimiento de extrema derecha que prolifera en toda Europa. "El resultado en España demuestra que los partidos progresistas son la única alternativa a los partidos populistas y nacionalistas contrarios a la inmigración y el cambio climático, y que los conservadores que imitan a estos partidos no pueden ofrecer nada positivo a sus votantes", dijo Stanishev. Se puede decir más alto, pero no más claro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook