07 de mayo de 2019
07.05.2019
La Opinión de A Coruña
La causa contra el soberanismo

Sànchez exigió el 20-S a los antidisturbios que se fueran, dice un jefe de los Mossos

El entonces líder de ANC, ahora diputado, se mostró "altivo y prepotente" durante el cerco a la Consejería de Economía, según declaró el responsable policial

06.05.2019 | 23:27
Xavier Trias, durante su declaración en el Supremo.

Jordi Sànchez volvió a ser protagonista en la sesión 39 de la vista oral que se sigue en el Tribunal Supremo contra los líderes de la intentona soberanista. El entonces líder de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), ahora diputado recién electo, "exigió" de manera "altiva y prepotente" la retirada de los antidisturbios de los Mossos durante el cerco a la Consejería de Economía, el 20 de septiembre de 2017. Así lo declaró ayer el mando que se encontraba al frente de esas fuerzas de la policía autonómica. Xavier Trias, exalcalde de Barcelona, expuso, en su condición de testigo de la defensa, que la concentración de aquel día fue pacífica, un actitud que es habitual en los actos de "reivindicación nacional",

"Trapero (el mayor de los Mossos) está loco, ha perdido la chaveta. Saca a la Brimo (los antidisturbios) de aquí", instó Sànchez al intendente, según su relato de ayer ante el tribunal. "Me dijo que iba a llamar al presidente y al conseller y que me iba a largar", declaró el jefe de los antidisturbios, que criticó la "altanería" de quien se perfila como uno de los cabecillas de las acciones contra el registro del departamento del que era titular el vicepresidente Oriol Junqueras. El intendente de los Mossos, que declaraba citado por la defensa del exconsejero Joaquim Forn, respondió a Sànchez que podía "llamar al papa de Roma" y cortó toda relación con el entonces líder de ANC, cuya actitud cambió después "como de la noche al día" y le ofreció "colaboración" para "calmar los ánimos" de los congregados mientras los agentes intentaban llegar al edificio. Sànchez incluso propuso, según coincidió en su testimonio otro mando de los Mossos, colaborar para facilitar la salida de la comitiva judicial, que, tras el registro, no podía abandonar la Consejería. Su ayuda fue rechazada por tratarse de una labor policial. "Mucho más colaboradora" que la de Sànchez fue la actitud del líder de Ómnium, Jordi Cuixart, quien también se enfrenta a 17 años de prisión, y quien llegó a decir a los concentrados "que éramos su policía y no éramos guardias civiles", según el intendente de los Mossos.

El mando de los antidisturbios relató que aquel 20 -S había una "confusión total", con un cruce de órdenes sobre cuándo y a cuántos miembros de la comitiva tendría que sacar de la Consejeria, hasta llegar "al absurdo" de que le indicaron que también tendría que sacar a un perro de la Guardia Civil. Aunque los testigos de la defensa insistieron en el carácter pacífico de la protesta, el intendente aseguró que cuando los antidisturbios intentaron pasar por el cordón de voluntarios, comprobaron el "rechazo" de los concentrados, que les abuchearon e incluso lanzaron una botella a un compañero. El pasillo operativo que, según su coordinador, abrieron 300 voluntarios de la ANC, no fue efectivo, a juicio del mando de los Mossos.

Xavier Trias insistió en que la protesta resultó pacífica en todo momento. El exalcalde de Barcelona señaló que su única preocupación fue al conocer que había armas en el interior de los vehículos de la Guardia Civil estacionados ante el Consejería y que fueron destrozados. "Yo, que he hecho la mili, digo: Esto es una barbaridad (...) A quien lo haya hecho le va a caer un paquete que se va a quedar solo", expuso en su declaración.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook