Fiscalía y acusación particular, que ejerce Vox, se oponen a la petición de las defensas de los 5 acusados electos a Cortes (Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull) de que se pida permiso a las Cámaras para seguir con el juicio y dejarles en libertad para ejercer como parlamentarios. La Fiscalía explica que el suplicatorio "es exigible únicamente" y "siempre con carácter previo" a "los supuestos de detención, inculpación o procesamiento", los cuales "no pueden ser ampliados extensivamente dado el carácter restrictivo de la normativa reguladora de los aforamientos". Y aclaran que el suplicatorio "no está previsto para aquellos supuestos en los que la adquisición de la condición de diputado o senador se produce iniciado el juicio oral en sentido estricto o en fase de recursos posteriores a una sentencia definitiva", el caso de los encausados electos. Las defensas se amparan en los artículos 750 y 753 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y en el 71.2 de la Constitución que, según interpretan, les concede inmunidad desde la elección y corresponde pedir permiso a las Cortes para seguir con el juicio. La Fiscalía precisa que la Ley Fundamental establece que el ámbito de actuación para pedir el suplicatorio es "con carácter previo a la inculpación o procesamiento", así que "no legitima su imposición en cualquier fase del proceso". Respecto a la petición de libertad, recuerda que la prisión provisional fue acordada con anterioridad a su decisión de concurrir a las elecciones y "los acusados eran plenamente conscientes de que el ejercicio efectivo de su derecho de participación política estaba ya condicionado por la medida cautelar".

En la jornada 42ª. del juicio, votantes del 1-O destacaron que el día del referéndum fue una jornada espontánea donde nada estaba organizado.