10 de mayo de 2019
10.05.2019

Extrema gravedad de Rubalcaba

Sánchez, que abandonó el Consejo Europeo de Rumanía antes de concluir, califica de "inspiración para todos" al exvicepresidente, quien sufrió un ictus el miércoles

10.05.2019 | 00:56

El exvicepresidente del Gobierno y exsecretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, se debatía anoche entre la vida y la muerte tras haber sufrido un ictus el miércoles. El aldabonazo sobre el empeoramiento del estado de salud del histórico dirigente socialista resonó a mediodía cuando un parte médico del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda lo situó en la "extrema gravedad". La escueta nota concluía con una advertencia que presagiaba incertidumbre: "Por expreso deseo de la familia no se facilitará más información".

Rubalcaba fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) tras recibir los servicios de urgencias de la Comunidad de Madrid un aviso poco después de las seis de la tarde alertando de que un varón de 67 años había sufrido un desvanecimiento en su domicilio. En un primer momento, fue atendido en su propia vivienda. Tras ser hospitalizado, le fue diagnosticado un ictus y se procedió a la eliminación del trombo causante. Su estado de salud, en esos momentos, fue calificado de "grave".

Al difundirse ayer la noticia del empeoramiento del pronóstico de Rubalcaba, se sucedieron de inmediato los desplazamientos de altos cargos socialistas hasta el centro hospitalario, adonde ya había acudido desde el miércoles parte de la familia socialista: la Vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo; el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska; la ministra portavoz, Isabel Celaá; el ministro de Fomento, José Luis Ábalos; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, además de la vicesecretaria general del PSOE, la asturiana Adriana Lastra; la presidenta del partido, Cristina Narbona; el exsecretario general socialista Joaquín Almunia, o el exministro y exsecretario general de la OTAN Javier Solana.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, abandonó el Consejo Europeo informal de Sibiu (Rumanía) antes de tiempo para llegar a Majadahonda sobre las ocho de la tarde. Allí permaneció hora y media sin hacer declaraciones. Desde Sibiu, Sánchez había calificado a Rubalcaba por la mañana de "inspiración para todos".

Antes habían comparecido en el escenario de las horas más dramáticas de Rubalcaba los expresidentes del Gobierno Felipe González „que llegó hacia las cinco y permaneció una hora„ y José Luis Rodríguez Zapatero, quien lo hizo desde las seis hasta las ocho de la tarde.

Rubalcaba asumió sus primeros cargos políticos con el acceso de González al poder en 1982, llegando a ser su ministro de la Presidencia entre 1993-1996, los duros años de descomposición del felipismo, cercado por la corrupción y el enjuiciamiento de los crímenes de los GAL. Fue, además, una de las cabezas pensantes que estuvo detrás de Zapatero, uno de los artífices de su victoria, el primer portavoz parlamentario del PSOE en el Congreso tras la victoria de 2004, el ministro del Interior (2006-2010) que le dio puntilla a ETA y, finalmente, Vicepresidente del Gobierno entre octubre de ese año y julio de 2011, los postreros días de Zapatero en La Moncloa.

El Rey Felipe VI habló este jueves con Pilar Goya, la esposa del ex vicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba, para interesarse por su estado y su evolución después del ictus que sufrió este miércoles y comunicarle su deseo de un rápido restablecimiento, informaron fuentes de la Casa del Rey.

El Palacio de la Zarzuela ya se interesó anteayer por el estado del ex secretario general socialista, que fue ingresado en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda en estado grave.

El estado de Alfredo Pérez Rubalcaba ensombreció anoche el arranque de la campaña de las elecciones del 26 de mayo. Los socialistas madrileños le dedicaron una larga ovación en un acto celebrado en un barrio de las afueras de la capital y en un clima de tristeza y preocupación por el estado de "extrema gravedad" en el que se encontraba el político al cierre de esta edición.

Pesar en todos los partidos

Pero el PSOE no fue el unico partido que rindió tributo a Rubalcaba en sus horas más dramáticas. El líder del PP, Pablo Casado, abrió el primer mitin de campaña en Madrid con un recuerdo para su familia y su partido, "que lo están pasando mal", y deseando la "pronta recuperación" del histórico dirigente socialista.

También el número dos de Ciudadanos, José Manuel Villegas, transmitió el apoyo de su partido al exsecretario general del PSOE y a sus allegados en estas horas difíciles. Villegas expresó el "máximo respeto ante una situación complicada" y trasladó "un mensaje de apoyo" a Rubalcaba y suus familiares.

Y asismismo, el candidato de Más Madrid a la presidencia de la Comunidad, Íñigo Errejón, comenzó su intervención enviando un abrazo de ánimo y preocupación a los familiares de Rubalcaba y a la familia socialista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook