24 de mayo de 2019
24.05.2019
La Opinión de A Coruña
La causa contra el soberanismo | Jornada 46

Los peritos discrepan sobre el valor de la cesión de los locales para el 1-O

La Sala cierra la fase testifical, que ha durado 3 meses, y la pericial, de solo 2 días

23.05.2019 | 23:42
Por la izquierda, Irisarri, Cámara, Duatis y Güell, ayer, en el juicio.

El juicio del procés puso ayer fin de una tacada a la fase testifical y a la pericial. En la primera, que ha durado tres meses „ en un total de 39 sesiones„, han desfilado por el Tribunal Supremo 422 testigos.

La segunda, iniciada el miércoles, concluyó con algunas periciales de escasa enjundia „una filóloga compareció para aclarar el sentido de la frase L'1 d'octubre de 2017 s'ha de celebrar el referèndum„ y un careo entre dos expertos citados por las acusaciones y otros dos por las defensas que ha reflejado la visión diametralmente opuesta que tienen las partes sobre los hechos referentes a los meses de septiembre y octubre del año 2017.

En este caso, la discusión versaba sobre si la cesión de locales para la celebración del referéndum de independencia de Cataluña del 1 de octubre puede ser valorada económicamente.

Los testigos que fueron citados por las acusaciones, Carlos Javier Irisarri y José Manuel Cámara, sostuvieron que sí y que ese valor no desciende de los 900.000 euros.

Los de las acusaciones, Jordi Duatis y Joan Güell, atestiguaron lo contrario y no dudaron en tachar el trabajo de los peritos de las acusaciones „así como también su metodología„ de "ejercicio teórico para llegar a un valor", dado que a su juicio es imposible determinar el valor de mercado de estos edificios. "¿Un ayuntamiento usado como colegio electoral tiene un valor de mercado?", se preguntó Güell.

Pericial frustrada

La otra prueba pericial más esperada era la de dos mandos de la Guardia Civil quienes se incautaron de material sreferente al 1 de octubre „1-O, día del intento de celebración de la votación sobre la independencia de Cataluña„ en los domicilios de Josep María Jové y Lluís Salvadó. Sin embargo, dicha prueba se frustró debido a que uno de los declarantes ya había comparecido durante la fase testifical y el otro tenía la intención de hablar sobre documentos que no obran en la causa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook