28 de mayo de 2019
28.05.2019
La Opinión de A Coruña

El Rey emérito se retira de la vida pública al cumplirse cinco años de la abdicación

Juan Carlos I abandonará toda actividad oficial el domingo próximo || Se trata de una decisión que, asegura, medita desde que celebró su 80 cumpleaños

27.05.2019 | 22:55
Juan Carlos I y Felipe VI en uno de sus últimos actos públicos.

Juan Carlos I dejará toda actividad pública a partir del domingo próximo, cuando se cumplen cinco años de la abdicación en su hijo, Felipe VI. El monarca emérito, de 81 años, comunicó al Rey en una carta que lleva madurando su decisión desde la celebración hace un año del cuarenta aniversario de la Constitución.

Juan Carlos I da un nuevo paso en el proceso de su retirada, que es el apartamiento por completo de la vida oficial. Su última actividad institucional tuvo lugar el pasado 17 de mayo en el monasterio de El Escorial, donde intervino en la entrega del II Premio Órdenes Españolas. Tras el anuncio de ayer, el discurso pronunciado allí serán probablemente sus últimas palabras en un acto oficial.

En la carta a su hijo, el monarca emérito expone que desde la abdicación viene "desarrollando actividades institucionales con el mismo afán de servicio a España y a la Corona que inspiró mi reinado".

"Una nueva página"

Transcurridos cinco años y después de su intervención en 119 actos oficiales, el padre del Rey considera que "ha llegado el momento de pasar una nueva página en mi vida y de completar mi retirada de la vida pública".

Apunta que comenzó a madurar su decisión "desde el año pasado, cuando celebré mi 80 cumpleaños", una idea en la que se reafirmó "con motivo de la inolvidable conmemoración del 40 Aniversario de nuestra Constitución en las Cortes Generales". Aquel fue "un acto solemne, lleno de emoción para mí, que me hizo evocar, con orgullo y admiración, el recuerdo de tantas personas que contribuyeron a hacer posible la Transición política y renovar mi sentimiento de permanente gratitud hacia el pueblo español, verdadero artífice y principal protagonista de aquella trascendental etapa de nuestra historia reciente", escribe en la carta remitida a Felipe VI. En ella le comunica "con una firme y meditada convicción" su "voluntad y deseo de dar este paso y dejar de desarrollar actividades institucionales a partir del próximo 2 de junio".

Futuro y polémicas

La Casa del Rey no aclara si, tras su retirada de la vida pública, Juan Carlos I continuará percibiendo su asignación anual de 194.232 euros, cantidad que ingresa en 12 mensualidades de 16.186 euros cada una. Esa asignación es el 2,46 por ciento del presupuesto total de la Casa del Rey, que asciende a 7.887.150 euros, y un veinte por ciento menos de los 242.769 euros que Felipe VI tiene asignados como ingresos anuales. Aunque los recursos económicos y humanos de que disponía para su actividad pueden alterarse, el monarca emérito conservará su tratamiento y su condición de aforado.

La convivencia institucional de los dos monarcas provocó algunas fricciones. Juan Carlos I lamentó en su círculo íntimo la exclusión en 2017 del acto conmemorativo de los cuarenta años de la constitución del Congreso salido de las primeras elecciones democráticas. En otras ocasiones, el cruce de sus actividades privadas con su papel institucional provocó situaciones incómodas como su foto saludando al príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman en Abu Dabi, cuando toda la comunidad internacional condenaba su papel como presunto inductor del asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook