El PSC solo negociará con los comunes de Ada Colau que la todavía alcaldesa de Barcelona siga en su puesto para impedir que la capital catalana tenga un regidor soberanista. En los vetos cruzados en los que se dirime la posibilidad de que Eduard Maragall, de ERC, se convierta en alcalde como cabeza de la lista más votada, Ciudadanos anunció ayer su disposición a negociar con los socialistas para hacer presidente de la corporación a su candidato Jaume Collboni, pero sin contacto con Colau. "Este gobierno municipal ha de ser amplio, de izquierdas y progresista, y que no subordine la ciudad al conflicto. Tenemos que poner el Ayuntamiento al servicio de la gente y de la economía, y no del conflicto político", defendió Collboni. El cabeza de la lista local del PSC agradeció a Manuel Valls sus disposición a respaldar sin contraprestaciones a Colau para impedir que Maragall sea alcalde. "Creo que Valls ha hecho un ejercicio de responsabilidad y generosidad", dijo.