04 de junio de 2019
04.06.2019
La Opinión de A Coruña

El PSC rehusa reunirse con ERC para hablar de la Alcaldía de Barcelona

Collboni abre una vía para que Colau siga como regidora y evitar a Maragall

03.06.2019 | 23:22

El PSC rechazó ayer la invitación de Ernest Maragall a una reunión para hablar sobre la Alcaldía de Barcelona. Los socialistas catalanes abrirán negociaciones con Ada Colau para respaldar que siga como alcaldesa e impedir que la capital catalana tenga un alcalde soberanista. Los "comunes" de Colau se pronunciarán esta semana sobre los futuros pactos municipales.

Ernest Maragall, cabeza de la lista local de ERC, la más votada aunque empatada en concejales con los "comunes", invitó al candidato socialista, Jaume Collboni, a reunirse para hablar sobre el futuro gobierno municipal. El PSC respondió de inmediato a la carta de Maragall declinando la invitación y reiterando que su compromiso es evitar un gobierno municipal que "subordine" los intereses de la ciudad al independentismo.

Collboni anunció la apertura de contactos "formales" con la formación de Colau para negociar un gobierno de coalición en Barcelona. "En ese tándem quién va delante y quién va detrás no será un problema, no pondremos condicionantes. Nuestro objetivo es trabajar para formar un gobierno fuerte y estable, progresista y al servicio de la gente", afirma el candidato socialista . En la mesa de negociación, el PSC solo propondrá una alianza entre socialistas y comunes, que a su juicio es lo más "coherente" con lo que expresaron los ciudadanos en las urnas, donde más del 60 por ciento de los electores se decantaron por opciones progresistas y no independentistas. Con esta combinación, Colau podría salir alcaldesa al sumar al menos tres concejales de Manuel Valls, quien y anunció que le daría su voto sin contraprestaciones para impedir que Maragall sea el nuevo alcalde.

En otro ámbito, la dirección del PSOE se desmarca de las negociaciones de la candidata socialista en Navarra, María Chivite, para formar gobierno en la comunidad, en la que la llave para un ejecutivo de izquierdas quedaría en manos de la abstención de Bildu.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook