08 de junio de 2019
08.06.2019
La Opinión de A Coruña

Sánchez cita primero a Iglesias pero abre "el abanico" de los pactos a otras fuerzas

El PSOE apela a la responsabilidad de PP y C's para la investidura y marca distancias con su "socio preferente" por los vetos de otras formaciones

07.06.2019 | 22:38
El ministro de Ciencia en funciones, Pedro Duque, y la portavoz Isabel Celaá.

Pedro Sánchez emprenderá el martes la ronda de contactos con los partidos con vistas a la investidura, que no será antes de la primera semana de julio. El candidato del PSOE se cita en primer lugar con el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y después con los de C's, Albert Rivera, y el PP, Pablo Casado. De momento, ésa es toda la preferencia que en la formalidad de los contactos concede Sánchez a Iglesias, con quien ayer marcó distancias el Gobierno en funciones al dejar de tomarlo por su "socio preferente". El PSOE quiere ahora abrir "el abanico" de los pactos.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la portavoz, Isabel Celaá, apeló a la responsabilidad del PP y Ciudadanos para que la investidura del vencedor de las elecciones no dependa de los independentistas. Celaá habló de "una nueva etapa", en la que "se amplía el número de agentes políticos" que pueden influir en la investidura.

Unidas Podemos "ha sido el socio preferente, pero ahora tenemos esta nueva etapa en la que también pedimos responsabilidad a las otras fuerzas políticas, porque de ellas depende que se obstaculice la investidura o que salga adelante", resumió la portavoz.

Sobre la entrada de Iglesias u otros destacados miembros de Podemos en el futuro Gobierno, ni una palabra, por más que el líder morado se dijera convencido de que "más temprano o más tarde" habrá un Gobierno de coalición progresista en el que el PSOE y su partido estén representados de modo proporcional a los resultados electorales.

Y eso llegará la semana que viene, en cuanto Sánchez compruebe que se frustra su intento de acercarse a C's. Iglesias cuenta con que, hasta llegar a ese convencimiento, habrá "sobreactuaciones, ruedas de prensa por sorpresa y grandes anuncios".

Más allá del papel que puedan jugar los independentistas en la investidura, las negociaciones para formar gobiernos en comunidades y ayuntamientos está complicando también la formación de una mayoría en el Congreso que haga a Sánchez presidente.

El PSOE se ha convertido en la fuerza política mayoritaria en comunidades como Canarias y es la formación que puede decantar el gobierno de Navarra hacia la derecha o la izquierda.

Una decisión que, a su vez, puede tener influencia en la investidura de Pedro Sánchez, por el voto de dos partidos de implantación autonómica con representación en el Congreso: UPN y Coalición Canaria.

Al igual que hizo Sánchez ayer, Isabel Celaá ha garantizado que el PSOE no pactará nada con Bildu en Navarra y ha preferido no responder de momento a la oferta de UPN de facilitar la investidura de Sánchez a cambio de apoyo para el Ejecutivo de la Comunidad Foral.

Con este escenario, el presidente en funciones y candidato a la investidura abrirá el próximo martes, 11 de junio, con el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, la ronda de contactos para recabar apoyos para la investidura, y ese mismo día se reunirá con el presidente de C's, Albert Rivera, y del PP, Pablo Casado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook