13 de junio de 2019
13.06.2019

PP y C's alcanzan un principio de acuerdo para gobernar en Castilla y León

El PSOE conserva la presidencia valenciana en un pacto límite con Compromís y Podem

12.06.2019 | 23:32

PP y Ciudadanos alcanzaron ayer un principio de acuerdo para gobernar Castilla y León. Los populares conservarán la Junta, que ostentan desde hace 32 años, pese a que el PSOE fue la fuerza más votada en las autonómicas. El preacuerdo incluye la distribución de consejerías en el futuro Ejecutivo, además del reparto de gobiernos locales y diputaciones provinciales, al frente de algunas estaría el partido de Rivera pese a defender su supresión. El socialista Ximo Puig conservará la presidencia de la Comunidad Valenciana tras un acuerdo al límite con Compromís y Podem.

El PSOE confiaba en hacerse con la presidencia de Castilla y León tras ganar las autonómicas y al amparo de que el principal dirigente autonómico, Francisco Igea, protagonizó episodios en los que se distanció de las directrices del partido. Sin embargo, PP y C's suscribieron ayer una preacuerdo por el que compartirán el Gobierno. Los de Rivera son minoritarios en los principales ayuntamientos sujetos al pacto. En Salamanca es suficiente un acuerdo entre ambos, pero en Palencia y Burgos necesitan a Vox para la mayoría absoluta.

Los líderes del PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem-EU firmaron ayer en Alicante el segundo Pacto del Botànic, que permitirá un nuevo Gobierno valenciano y que el socialista Ximo Puig sea investido hoy president de la Generalitat con 52 votos de un total de 99. La exigencia de Podem, finalmente atendida, de ocuparse de una vicepresidencia verde provocó que el acuerdo llegase in extremis, pocos minutos antes del inicio del debate de investidura en Les Corts.

En Andalucía, Vox accedió ayer a retirar la enmienda a la totalidad a los presupuestos para este año, con lo que se desbloquea la tramitación de las cuentas. Entre las exigencias impuestas por Vox figura un servicio de atención a mujeres embarazadas con dificultades o limitar las acciones de la memoria histórica a lo ejecutado sobre las fosas y el banco de ADN.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook