El Gobierno francés no ve con buenos ojos que una formación como C's, con alianzas con Vox en ayuntamientos y autonomías, se integre en las filas del eurogrupo liberal. Fuentes de la presidencia gala advirtieron ayer, en un encuentro con periodistas españoles, que el presidente Macron siente "preocupación" por esas relaciones, "no acepta ambigüedades" y amenaza con promover la exclusión de los siete eurodiputados naranjas del grupo liberal, en el que compartirían bancada con los del partido de Macron (LREM), que llevará la batuta de la agrupación. Las mismas fuentes señalaron la buena sintonía del presidente francés con Pedro Sánchez.

Para el gobernante galo, defensor del cordón sanitario que en el país vecino se aplica a la Agrupación Nacional (RN, la formación de Marine Le Pen), "cualquier trabajo de fondo con la ultraderecha es muy grave" y "no puede ser ignorado", por lo que, explicaron las fuentes, la colaboración de C's con Vox "no puede ser considerada una anécdota" desde un punto de vista europeo.

La advertencia de Macron llega cuando el eurogrupo liberal se está conformando con vistas a la próxima legislatura, que se inaugurará el 2 de julio. El grupo, que cambiará su antiguo nombre de ALDE por el de Renovar Europa, es el tercero más numeroso, con 106 escaños, y se describe como "progresista" y "proeuropeo", por lo que, se advierte desde París, no se permitirá "la debilidad" de que en su seno haya fuerzas que colaboren con la ultraderecha. "No es una opción", explicó la secretaria de Estado de Asuntos Europeos, Amélie de Montchalin, quien precisó que la decisión sobre el futuro de los eurodiputados naranjas corresponde al propio eurogrupo.

La advertencia francesa fue recibida por C's con aparente despreocupación. Fuentes del partido aseguraron que no se siente concernido por la advertencia del Gobierno francés, ya que, aseguran, no tienen ningún acuerdo con el partido de Santiago Abascal. La Ejecutiva de C's aprobó el pasado día 3 que no se sentarían a negociar pactos de gobierno con Vox en ninguna mesa "a tres" y que no habría ejecutivos tripartitos.

Más molestos se mostraron los dirigentes de Vox, que no dudaron en calificar la advertencia de "injerencia francesa" en "la soberanía nacional" española. En un comunicado, Vox indica que el portavoz del grupo parlamentario, Iván Espinosa, ha registrado en el Congreso una interpelación urgente en la que reclama al Gobierno que "actúe en defensa y salvaguarda" de dicha independencia.

Vox reclama que el Ejecutivo explique "las medidas que va a tomar" para que las organizaciones y partidos aclaren las "relaciones, acuerdos y dependencia" que "pudieran estar marcando su actuación en España bajo las órdenes o presión de potencias extranjeras".

Abascal llevó el asunto, en un tuit, a la constitución de los Ayuntamientos prevista para la jornada de hoy, sábado. "Mañana (por hoy) sabremos si la alcaldía de Madrid y de muchas ciudades la elige Francia o los madrileños, y mañana sabremos si Ciudadanos es un partido francés o un partido español".

Abascal criticó además "el silencio del PP ante la intromisión francesa en las negociaciones" y consideró que los populares "han tratado de mantener la equidistancia entre los que vetaban y los vetados".