16 de junio de 2019
16.06.2019

Ada Colau, reelegida con tres votos de Valls, repondrá los lazos amarillos

Más de mil independentistas se concentran para pedir la libertad de Joaquim Forn

15.06.2019 | 22:01
Colau, ya investida, pasa ante Valls bastón de mando en mano.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (Barcelona en Comú), fue reelegida ayer con el apoyo crucial y sin contrapartidas previas de Manuel Valls y otros dos ediles de la lista conjunta del exprimer ministro francés y Ciudadanos. Los tres concejales restantes de esa candidatura, sujetos a la disciplina del partido, votaron en blanco, mientras que los ocho del PSC se sumaron a los diez de Colau para conformar la mayoría absoluta de 21. En su discurso de investidura, Colau, que prometió el cargo "por imperativo legal", puso el acento en que no ha ido a buscar los votos de Valls y anunció que propondrá reponer la pancarta con el lazo amarillo en la fachada consistorial, en solidaridad con los "presos políticos". Colau añadió que no será una "alcaldesa independentista ni antiindependentista".

A la sesión constitutiva del consistorio barcelonés asistió el exconsejero Joaquim Forn, en prisión provisional, que encabeza el grupo de cinco concejales de JxC. Una vez finalizado el acto, regresó a la prisión de Soto del Real. Colau se dirigió explícitamente a él para asegurarle su compromiso con los políticos presos y prometió que mantendrán "un contacto regular, porque te reconocemos como concejal de pleno derecho". Previamente Forn la había descrito como "el instrumento útil de los poderosos".

Más de un millar de personas se congregaron ante el Ayuntamiento para reclamar la libertad de Forn y abuchear a Colau, a la que calificaron de "fraude". Los improperios se dirigieron también hacia los ediles socialistas del partido socialista, a los que tacharon de "vergüenza", y hacia los comunes a quienes gritaron "fuera fascistas del Ayuntamiento".

En su discurso, el ganador en votos de las elecciones, Ernest Maragall, cabeza de lista de ERC, reprochó a Ada Colau „ a quien definió como "frentista"„ que los 21 votos que le han permitido ser investida "pesen más que las convicciones republicanas y progresistas".

Por su parte, Valls se felicitó de haber impedido que Barcelona sea gobernada por independentistas y, dirigiéndose a Forn, afirmó, entre abucheos del público presente en la sala: "En España no hay presos políticos y no hay exiliados sino políticos presos "responsables de sus actos". Colau tuvo que intervenir para pedir que se dejase continuar a Valls.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook