La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, admite que "cuanto más se aleje (la investidura) menos sentido tiene presentar unos Presupuestos de 2019".

Montero recordó que la tramitación de unos presupuestos es de unos 3 meses, por lo que si la formación de Gobierno se retrasa "sería un presupuesto de aplicación para un mes". Si se dieran esas circunstancias, consideró que sería "preferible trabajar en un Presupuesto de 2020".

El calendario presupuestario pasa por presentar el techo de gasto y los objetivos de déficit en julio, el proyecto presupuestario antes del final de septiembre y deja los últimos 3 meses del ejercicio para la tramitación parlamentaria.

Preguntada sobre los informes de revisión del gasto que está publicando la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), la ministra les dio la "bienvenida" porque servirán para "tomar nota" e intentar mejorar la eficiencia de los programas y puntualizó que el que la Airef inste a mejorar los programas no significa que "esa política no funciona", sino que hay que perfeccionarla.

Con respecto a la reforma de la financiación autonómica y local,señaló que se abordará una vez que se forme Gobierno y se mostró dispuesta a avanzar en la "armonización fiscal" en los impuestos cedidos a las comunidades autónomas si hay consenso para ello.