24 de julio de 2019
24.07.2019

Sánchez pierde el primer asalto y Podemos se abstiene para forzarle a seguir negociando

El candidato socialista solo cosecha el 'sí' del PRC y de su grupo, frente a 170 'noes' || Irene Montero (Podemos) vota en contra, lo mismo que ERC, JxC, CC, UPN y las tres derechas

23.07.2019 | 23:41
El candidato socialista, ayer en el Congreso, tras perder la primera votación del debate de investidura.

Prácticamente solo se quedó ayer Pedro Sánchez en la primera votación para su investidura. El candidato del PSOE no consiguió atraer al más que al diputado cántabro del PRC, José María Mazón, cuyo voto ya estaba comprometido de antemano, lo que quiere decir que ni el lunes ni ayer logró ganarse el voto favorable de ninguna fuerza.

Unidas Podemos, con quien el PSOE intenta cerrar contra el reloj una coalición de Gobierno, se abstuvo, y no por entero, porque su número dos, Irene Montero „que dado su avanzado estado de gestación votó telemáticamente a primera hora„, emitió un sufragio negativo, lo que da a entender que la consigna de abstenerse que siguieron los otros 41 diputados del grupo fue un gesto de última hora de la dirección para mantener viva la negociación.

Sánchez, que obtuvo 124 votos a favor (los 123 del PSOE y el del PRC) no movió a ERC a la abstención ni al PNV al . Los republicanos catalanes „cuyo portavoz, Gabriel Rufián, había advertido al candidato que no diera por supuesta su abstención„ votaron en contra de la investidura del presidente del Gobierno en funciones, sumando sus 14 diputados a los 4 de Junts per Catalunya (JxC), los 2 de Coalición Canaria (CC) y los 2 de UPN, así como a los 24 de Vox, los 57 de Ciudadanos (C's) y los 66 del PP. En total, 170 noes, sumado el de Montero. Las abstenciones fueron 52: las 41 de Unidas Podemos (UP), las 6 del PNV, las 4 de EH Bildu y la de Joan Baldoví (Compromís).

El Congreso emitió un total de 346 votos, ya que Oriol Junqueras (ERC) y Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sànchez (JxC) no pueden votar al estar suspendidos por su condición de presos preventivos acusados de rebelión por su papel en el procés.

El candidato tendrá una segunda oportunidad mañana, cuando se celebrará la segunda sesión del debate y una nueva votación, en la que solo precisa mayoría simple para ser investido. Sin embargo, si Unidas Podemos no vota afirmativamente, no tiene ninguna opción, ya que hay seguros 169 votos negativos (sin acuerdo de izquierdas, los 14 de ERC seguirían en el no), frente a 124 favorables, y las abstenciones emitidas ayer que podría convertir en síes no suman, excluidas las del partido morado, más que 11: PNV (6), Bildu (4) y Compromís (1).

De manera que para salir bien de este segundo asalto, el socialista necesita que fructifiquen unas conversaciones que ayer llevaban rumbo de colisión por el desacuerdo sobre el reparto de competencias en el gabinete.

Tras la primera votación, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, convocó la segunda sesión del debate para las 13.30 horas de mañana, aunque para cumplir el plazo de 48 horas que marca la Constitución, la segunda votación no podrá celebrarse antes de las 14.25, cuando dio comienzo la de ayer.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, constató que Sánchez se quedó en la "absoluta soledad parlamentaria". "No ha sido capaz en 24 horas de convencer ni a uno solo de los que habitualmente acompañan al PSOE en comunidades autónomas y ayuntamientos". Egea concedió que en las últimas horas "algo ha cambiado", puesto que el voto que la portavoz de UP, Irene Montero, emitió telemáticamente a las nueve de la mañana fue un no y los del resto de sus correligionarios, de viva voz en el hemiciclo, abstenciones. Luego, concluyó, "todo parece indicar que las cosas pueden cambiar en 48 horas hasta el jueves (por mañana)".

Los otros dos partidos de la derecha también dan crédito a que Podemos termine votando a favor. La portavoz de C's, Inés Arrimadas, cree que si Sánchez no pone muchos problemas, "la banda de populistas y nacionalistas" votará a favor de que siga en Moncloa. A su homólogo de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, le parece "lógica" la investidura fallida en primera votación, puesto que Sánchez no ha ofrecido "nada" a Podemos, pero no duda de que "en 48 horas o 48 días" habrá un Gobierno "Frankenstein".

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, abonó esta hipótesis a la salida del Pleno. "Parece que vuelve a haber buen ambiente" para la negociación y "música de preacuerdo", resumió. Rufián vio una "buena noticia" en la abstención de UP. Les quedan "48 horas para hacer política", añadió. "Si se ponen de acuerdo, por nosotros no será".

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, admitió que no ve más cerca un acuerdo entre las dos fuerzas de la izquierda. Pero, si se fragüa y ERC también se abstiene, avanzó, habrá investidura.

El secretario general del PSOE en el Congreso, Rafael Simancas, reclamó a los grupos "un triple ejercicio de realismo, coherencia y responsabilidad" en la votación de mañana y a Podemos, "altura de miras y generosidad".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook