Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresidente catalán, fue beneficiario de dos cuentas Suiza que llegaron a sumar 25,9 millones de euros. Las autoridades suizas comunicaron a la Audiencia Nacional la existencia de dichas cuentas, como resultado de la comisión rogatoria librada por el magistrado de la Audiencia Nacional José de la Mata, que investiga a Pujol Ferrusola por la presunta comisión de delitos de blanqueo de capitales, contra la hacienda pública, falsedad en documento mercantil y organización criminal. De la Mata libró una nueva comisión rogatoria a Luxemburgo para seguir el rastro del dinero. Las dos cuentas suizas fueron clausuradas en 2004 y 2005 y los fondos traspasados a una entidad luxemburguesa.

En el auto, el magistrado sostiene que la familia Pujol Ferrusola "ha aprovechado su posición privilegiada de ascendencia en la vida política/social/económica catalana, para acumular a lo largo de los años un patrimonio desmedido por sus miembros".