01 de octubre de 2019
01.10.2019
La Opinión de A Coruña

El Supremo autoriza la exhumación inmediata de los restos de Franco

El Tribunal cree innecesaria la licencia de obra || El Gobierno decidirá la fecha el viernes

30.09.2019 | 22:10
La Policía guarda la cripta del cementerio de El Pardo.

La sentencia del Tribunal Supremo que da luz verde a la exhumación de Franco, cuya letra fue divulgada ayer, acelera la resolución del contencioso al despejar el último escollo. Las obras de levantamiento de la losa no precisan licencia, pues son trabajos menores que, además, no contradicen las normas subsidiarias del Ayuntamiento de San Lorenzo del Escorial.

En consecuencia, el titular del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Madrid, José Yusty Bastarreche, se verá obligado a archivar la causa con la que, a instancias de la familia Franco, mantiene paralizado el proceso. En ella alega que extraer los restos del general golpista de su tumba es una obra mayor para la que el ayuntamiento de San Lorenzo del Escorial, que no la juzga así, no ha concedido la pertinente licencia.

El Supremo adelantó el martes pasado el fallo en el que, por unanimidad, avala la exhumación de la momia y su reinhumación en el cementerio de El Pardo-Mingorrubio, en contra del deseo de la familia de hacerlo en la cripta de la catedral madrileña de la Almudena. Según se ha informado, el Gobierno decidirá el próximo viernes la fecha de la exhumación.

La sentencia del alto tribunal recoge otra precisión importante, ya que alude al dictador como un "jefe del Estado surgido de la Guerra Civil", después de que hace meses le considerase en un auto "jefe de Estado desde el 1 de octubre de 1936 hasta su fallecimiento", denominación que fue objeto de numerosas críticas, en especial desde formaciones de izquierdas. No obstante, varios historiadores resaltaron que desde el 1 de octubre de 1936, fecha del nombramiento de Franco como "jefe del Gobierno del Estado", hasta el final de la Guerra Civil, el 1 de abril de 1939, en España coexistieron dos regímenes „la dictadura militar y la Segunda República„ por lo que tuvo, como suele ocurrir en esta clase de conflictos internos, dos jefes de Estado: el general golpista y el legítimo presidente de la República, Manuel Azaña.

Esta polémica ha movido al Supremo a ser exhaustivo en su descripción del papel político de Franco, ya que tras situar el origen de su mando en la Guerra Civil, añade: "Ocupó una posición central en el ordenamiento presidido por las Leyes Fundamentales del Reino que dieron forma al régimen político por él encabezado, y se caracterizó por negar la separación de poderes y el pluralismo político y social fuera del Movimiento Nacional", párrafo que se ha visto como un intento de dejar clara la naturaleza dictatorial de la jefatura franquista sin recurrir a la palabra "dictador".

La Fundación Francisco Franco respondió a la sentencia acusando al Tribunal Supremo de falta de "imparcialidad", criticando "el atropello" que, a su juicio, supone para la familia del dictador el traslado de los restos al cementerio de El Pardo contra su voluntad, y denunciando el "temor" y la "timidez" de la Conferencia Episcopal, que la pasada semana respaldó la decisión del alto tribunal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook