Malena Contestí, hasta ahora diputada en el Congreso por Vox en Baleares, anunció ayer que abandona la formación, a la que acusa de "criminalizar a la mujer, homófobo y extremista".

A través de una carta, Contestí explica su "decepción" derivada de la "demagogia, la homofobia y extremismos varios". La exdiputada dijo sentir vergüenza al ver que Vox, "un movimiento extremista" y "ejemplo de proselitismo totalitario", "manipula la realidad para relacionar terrorismo con inmigración" o se retrata "con oportunistas como Salvini".

Diputada hasta la disolución de las Cortes el 24 de septiembre, no forma parte de la Diputación Permanente , y según el partido, dimite porque sabía que no iba a repetir en las listas para el 10-N. Vox censuró en redes sociales la "deslealtad" y la "repentina metamorfosis" de Contestí.