02 de octubre de 2019
02.10.2019
La Opinión de A Coruña

El secesionismo llama a la desobediencia en un día sin protagonismo de los CDR

Partidos y entidades soberanistas buscan la unidad ante la inminente sentencia del Supremo || 18.000 personas se manifiestan en Barcelona

01.10.2019 | 23:55

El independentismo busca la unidad perdida en la respuesta a la sentencia del juicio del procés, que se espera para la primera quincena de octubre. Los tres partidos secesionistas (ERC, JxC y la CUP) y las dos entidades soberanistas se cobijaron ayer bajo el paraguas de un comunicado conjunto que llama a la población a responder al fallo del Supremo "desde la lucha no violenta y la desobediencia civil pacífica". Todo ello en una jornada sin presencia de los CDR y con una manifestación en Barcelona, como colofón, a la que asistieron 18.000 personas, según la Guardia Urbana (Policía municipal).

Nada que ver con el primer aniversario del referéndum del 1-O, cuando los CDR cortaron carreteras, ocuparon vías de tren y se enfrentaron a los Mossos. El impacto del encarcelamiento de siete de sus miembros, integrantes del autodenominado Equipo de Respuesta Táctica (ERT) y acusados de terrorismo, todavía dura.

La acción más vistosa de los comités de defensa de la república fue en Girona y consistió en una concentración frente al cuartel de la Guardia Civil que reunió a unas 300 personas y que después se trasladó a las inmediaciones de la Subdelegación del Gobierno.

En Barcelona, los partidos y las entidades soberanistas intentaron exhibir la unidad que se echó en falta en la Diada con una comparecencia para llamar a los catalanes a la movilización y la desobediencia, que "los principales instrumentos que tiene la ciudadanía para responder a los abusos de poder y las situaciones de injusticia".

Antes, JxC y ERC, los dos socios del Govern, habían hecho lo mismo, pero para borrar, aunque fuera por un día, las profundas discrepancias estratégicas que mantienen: Esquerra abogando por convocar elecciones en cuanto el Supremo dicte el fallo; JxC, insistiendo en la movilización.

Ayer mostraron unidad con una puesta en escena de todos los miembros del Govern en el Pati dels Tarongers del Palau de la Generalitat, donde el president Torra leyó un manifiesto en el que se compromete a avanzar "sin excusas" hacia la independencia.

La polémica del día la protagonizó el expresident Carles Puigdemont al rechazar la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española en Cataluña porque pueda haber "indicios de violencia", cuando „resaltó„ en el País Vasco nunca se aplicó esta medida pese a los "casi mil muertos" causados por la banda terrorista ETA.

El Gobierno vasco no ocultó su malestar por unas declaraciones que calificó de "desafortunadas". Pero su portavoz, Josu Erkoreka, pidió conocer el "tenor exacto" de las palabras de Puigdemont.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook