04 de octubre de 2019
04.10.2019
La Opinión de A Coruña

Sánchez acepta un único debate a cinco y rehúsa los cara a cara con PP y Cs

Los barones populares ven electoralista el desbloqueo de fondos para las autonomías

03.10.2019 | 23:32
La papeleta electoral de Más País, con la cara impresa de su líder.

El PSOE ofreció ayer la participación de su candidato a la Moncloa, Pedro Sánchez, en "un único debate televisivo a cinco", es decir, con el aspirante de Vox, Santiago Abascal, a celebrar el lunes 4 de noviembre. La propuesta fue juzgada insuficiente por todos los demás actores políticos. En los casos de Ciudadanos y Unidas Podemos, porque quieren al menos dos debates, y en el del Partido Popular, porque su líder, Pablo Casado, quiere medirse con Sánchez en un cara a cara, a lo que también aspira el naranja Albert Rivera. Los populares, además, desean que el debate a cinco sea en una fecha posterior.

Para UP es válida la fórmula de las anteriores elecciones generales, cuando se celebraron dos debates televisivos entre los partidos con más representación parlamentaria.

El PP acepta el debate a cinco, pero cree que debería celebrarse a partir del 5 de noviembre, cuando se conocerán los datos de desempleo. Ciudadanos recuerda que siempre participa en los debates, pero, como Unidas Podemos, quiere dos; en este caso, para que Sánchez y Rivera midan sus fuerzas en solitario en la segunda ocasión.

La respuesta del partido de extrema derecha a la oferta socialista es que, en principio, no hay problema, pero deben cerrar antes los "detalles". El partido recuerda que ya defendió un debate a cinco en la campaña electoral del 28-A, cuando quedaron fuera de los dos celebrados por no tener representación en las Cortes.

Para Podemos, la propuesta socialista es "inaceptable" porque su apuesta es que haya como mínimo dos debates electorales a cinco, igual que en el 28-A, uno el 22 de abril en TVE y otro el 23 en Atresmedia.

Entregas a cuenta

Entre tanto, el anuncio realizado el miércoles en un acto políticos por Sánchez, de que el Gobierno en funciones desbloqueará el pago de las entregas a cuenta a las comunidades autónomas antes de las elecciones, despertó ayer críticas entre los presidentes autonómicos y líderes regionales del PP, que lo tacharon de "electoralista".

Sánchez defendió su iniciativa porque considera que "es importante que las comunidades tengan el dinero que les corresponde y que el bloqueo" político "no afecte a otras instituciones".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook