El edil de Más Madrid Pedro Soto presentó ayer su renuncia como concejal del Ayuntamiento de la capital tras conocerse, en la víspera, un presunto caso de acoso sexual a una militante. Se trata de un episodio que dice "no recordar" porque había bebido, aunque, según la formación a la que representaba en el Consistorio, esa versión no concuerda con la de la víctima.

Soto, que fue responsable de Transparencia y Participación Ciudadana en el mandato de Manuela Carmena, explicó en Twitter que hizo sentirse acosada a una persona a la que pidió ayuda para ir al baño, debido a su discapacidad, ya que el dimisionario edil se desplaza en silla de ruedas.

Recalcó en su comunicado que habló con la militante de Más Madrid mientras estaban en el baño, y le transmitió "algo" que dice desconocer y que "tenía tono o significado sexual". Atribuye su falta de memoria al alcohol y explica que, con su peso de 45 kilos, unas cervezas pueden sentarle "mal".