19 de octubre de 2019
19.10.2019
La Opinión de A Coruña

La huelga general tuvo un seguimiento muy desigual, según la Generalitat

El comercio, el sector más afectado por el paro de los sindicatos nacionalistas

19.10.2019 | 00:30

La huelga general convocada ayer en Cataluña tuvo un seguimiento moderado en la actividad industrial, mientras que el comercio cerró de forma mayoritaria. Como signo de la desigual incidencia de la protesta, el consumo de electricidad se redujo en Cataluña un 5,4 por ciento de media. Los cortes viarios y los problemas de movilidad alteraron desde primera hora de la mañana la actividad normal.

La huelga, convocada por los sindicatos independentistas y minoritarios Intersindical CSC y IAC, provocó la cancelación preventiva de 55 vuelos en el aeropuerto.

La huelga tuvo un seguimiento desigual, con una elevada afectación en el comercio (entre el 60 % y el 80 %), la enseñanza pública (42,5 % ) y las universidades (90 %), y menor en la función pública (35 %) y la sanidad (20 % en pública y concertada), según datos de la propia Generalitat.

Las patronales Foment del Treball y Pimec destacan que los problemas de movilidad fueron claves para conseguir una afectación importante en la actividad económica, pese a que la incidencia de la huelga en cuanto al seguimiento de los trabajadores fue entre escaso y moderado. Foment asegura que la huelga, que califica de "ilegal" por responder a "motivaciones políticas", casi "no se ha notado" en la mayoría de sectores empresariales en Cataluña, como en las grandes superficies, el transporte y la hostelería y la restauración.

No obstante, muchas empresas, como Seat, optaron por cerrar y recuperar la producción en otras jornadas ante el temor de que los trabajadores o las mercancías no llegaran a los centros de trabajo.

La huelga general de ayer constituye "un sabotaje general de los separatistas a las familias que quieren ejercer su vida diaria, es un sabotaje a la imagen de España a nivel mundial y a la economía española", afirmaba el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien no viajó a Oviedo para asistir a la entrega de los premios Princesa de Asturias para seguir desde Madrid la jornada en Cataluña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook