19 de octubre de 2019
19.10.2019
La Opinión de A Coruña

"Mi inocencia prevalecerá", asegura Aguirre tras una tensa declaración

La expresidenta de Madrid, imputada por la 'Púnica', niega ante el juez cualquier responsabilidad en asuntos económicos del partido

18.10.2019 | 23:25
Esperanza Aguirre a su llegada a la Audiencia Nacional.

Esperanza Aguirre rechazó ayer ante el juez tener responsabilidad alguna en asuntos económicos internos del PP de Madrid. "Mi inocencia prevalecerá", afirmó tras una tensa comparecencia como imputada ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, que investiga el caso Púnica.

"Lo que he explicado es que nunca he hecho ni he consentido, ni he conocido, ni he dejado de ejercer la diligencia necesaria para evitar ningún hecho que fuera una irregularidad, y mucho menos una ilegalidad, en el supuesto de que se hubieran cometido", manifestó la expresidenta madrileña en una breve declaración después de tres horas y media de interrogatorio.

Ante el juez, Aguirre aseguró que nunca tuvo conocimiento de los asuntos financieros del partido, de los que se ocupaba el antiguo gerente Beltrán Gutiérrez, que fue nombrado, señaló, por los responsables nacionales de la formación. La expresidenta se desmarcó de la presunta financiación ilegal de las campañas de las autonómicas de 2003 y 2007 y manifestó que era Gutiérrez quien se encargaba de la parte económica, aunque precisó que apenas despachó con él y le parecía eficaz.

Su declaración fue bronca y tensa en muchos momentos, con algún que otro apercibimiento por parte del juez, según fuentes citadas por Efe. Aguirre mantuvo un tono altivo ante algunas preguntas de las fiscales. Una de las representantes del Ministerio Público quiso enseñarle unos correos relacionados con el empresario Alejandro de Pedro (uno de los principales imputados), a quien dijo no conocer. La expresidenta rechazó verlos y cuando la fiscal señaló que los incorporaría a su declaración, replicó: "Incorporarlos a la suya, a la mía no". A las fiscales reprochó su "empeño" en convertir Fundescam, la fundación ligada al PP que supuestamente contribuyó al desvío de fondos, en el "Watergate".

Pese a sus cautelas y desmarques, Aguirre reconoció que estaba "mosca" con su entonces consejero Francisco Granados y Jesús Trabada, exconsejero delegado de Mintra „empresa pública disuelta en 2011 y marcada por las irregularidades„ por la adjudicación del metro. Al pedirle García-Castellón que aclarase dicho término, la expresidenta se desdijo para matizar que ella era muy austera y rechazaba hacer muchas estaciones de metro. "Retiro mosca", apuntó Aguirre, a lo que el juez le replicó: "No puede retirar la palabra mosca porque está grabado".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook