Un agente de Vigo de la Policía Nacional desplazado a Barcelona es el herido más grave de los más de 200 policías y mossos que han resultado lesionados desde que el lunes comenzaron los disturbios callejeros en Barcelona. Además otro agente coruñés tuvo también que ser hospitalizado al romperse un brazo.

El vigués resultó herido grave en el violento asedio de los radicales a la Jefatura de la Policía en vía Laietana el viernes por la noche. Un objeto contundente y de grandes dimensiones „posiblemente una piedra o una bola„, lanzado desde lo alto le reventó el casco de protección. El agente, de algo más de 30 años, sufrió un traumatismo craneoencefálico, lesiones en una vértebra y dificultades respiratorias. Según informan fuentes del sindicato UFP de la Policía Nacional de Vigo el agente se encuentra consciente y a pesar de la gravedad de sus lesiones no se teme por su vida, si bien permanece en la UCI.

El antidisturbios de Vigo no fue el único agente gallego que resultó herido por los radicales en los enfrentamientos de Barcelona durante la misma noche del pasado viernes. Un policía desplazado desde A Coruña tuvo que ser hospitalizado al sufrir la fractura de cúbito y radio en uno de sus brazos.

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska visitó ayer a los heridos que permanecen hospitalizados en la ciudad condal y charló tanto con ellos como con sus familiares.

El sindicato policial SUP ha solicitado una reunión urgente con el Ministerio del Interior. Quiere saber por qué no se dejó avanzar antes a los policías antidisturbios, limpiando la zona y evitando así aguantar impactos de todo tipo durante más de tres horas.