22 de octubre de 2019
22.10.2019

Sánchez pronostica una larga crisis en Cataluña y elude a Torra en Barcelona

El presidente del Gobierno en funciones visita a los agentes convalecientes e insta a las Fuerzas de Seguridad a "garantizar la moderación que representan"

22.10.2019 | 00:11
Sánchez y el ministro Grande-Marlaska ayer en el hospital Sagrat Cor de Barcelona.

Pedro Sánchez anticipa un largo período de incertidumbre en Cataluña. Pese a la pérdida de intensidad de los disturbios, desatados hace una semana por la condena del Tribunal Supremo a nueve líderes secesionistas a penas de entre nueve y trece años de prisión, "la crisis no ha acabado", afirmó ayer el presidente en funciones en un viaje a Barcelona para visitar a los policía heridos en los enfrentamientos callejeros, en la que volvió a eludir la tentativa del president Torra de mantener un encuentro. "Ellos probablemente quieran persistir, cronificar esta crisis", afirmó Sánchez en alusión de los independentistas, en una intervención ante los mandos policiales en la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, en la Via Laietana, escenario de algunos de los episodios más virulentos. "Nosotros somos mucho más persistentes", afirmó el jefe del Ejecutivo, quien instó a los policías a "garantizar la moderación que representan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, para asegurar esa convivencia que ahora mismo está puesta en cuestión". Para Sánchez resulta "evidente que los radicales y los violentos han decidido que Barcelona sea el teatro de operaciones" para hacer que su contestación a la sentencia del Tribunal Supremo sea "algo mucho más extraordinario de lo que realmente es, que sin duda alguna lo es".

Al enterarse de que el presidente en funciones viajaba a Barcelona, Torra se puso a su "disposición" para mantener un encuentro, a lo que Sánchez no dio respuesta. Su presencia en la capital catalana recibió críticas del Govern porque "solo ha venido a ver a los suyos, a los agentes de la policía española". Las visitas del presidente a los centros hospitalarios en los que se encuentran ingresados los policías estuvieron acompañadas de concentraciones de protesta. Al mismo tiempo, cientos de personas se concentraban ante la sede de la Delegación del Gobierno en Cataluña, convocadas por la plataforma Tsunami Democràtic. Sin embargo, Sánchez no llegó a pisar la Delegación.

Barcelona se ha convertido en uno de los epicentros de la precamapaña para las elecciones generales del 10 de noviembre. A la vez que Sánchez, viajó a la ciudad condal el líder del Partido Popular, Pablo Casado, quien mostró su malestar por el hecho de que no se le permitiera acceder a a comisaría de policía de Via Laietana. Casado reclama al líder del PSOE que no abandere el "apaciguamiento" sino la "firmeza democrática", al entender que no cabe ninguna "apelación a la negociación, sino a la ley y al orden".

Agentes gallegos heridos

Un agente vigués herido grave, Iván A. F., permanece en la UCI por un traumatismo craneoencefálico del que evoluciona "bien", y su vida no corre peligro, según informó el jefe superior de Policía de Galicia. El sindicato SUP confirmó ayer que no tiene afectada la movilidad, que sus problemas pulmonares remiten, y que estaba previsto despertarlo esta madrugada. En la jornada del viernes también fue herido un coruñés, Ángel, con una lesión en el brazo de la que será intervenido el lunes, que "se encuentra bien" y con "buen ánimo". Un total de 260 efectivos desplegados proceden de comisarías gallegas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook