24 de octubre de 2019
24.10.2019
La Opinión de A Coruña
Los efectos de la sentencia del 'procés'

Sánchez amenaza con una réplica firme si el Parlament cruza la frontera de la ley

Torra reprocha la "dejadez de funciones" del jefe del Ejecutivo mientras los 'comuns' afean al president catalán que "cada vez piensa en una parte más pequeña del país"

23.10.2019 | 23:45
Torra, ayer, durante la sesión de control al Govern en el Parlament.

"Quien cruce la frontera de la ley se va a encontrar la respuesta serena y firme del Estado democrático de derecho", avisó ayer el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a los "señores y señoras diputados independentistas del Parlament", un día después de que los tres grupos secesionistas de la Cámara pactasen una propuesta de resolución que rechaza la sentencia del procés y defiende el derecho a la autodeterminación, aunque sin comprometerse a ejercerlo para evitar la impugnación del Tribunal Constitucional (TC).

Sánchez aseguró que en el Gobierno sabían "perfectamente" la "convulsión" que la sentencia iba a provocar en la sociedad y la política catalanas, y por eso hablaba de las consecuencias de ese fallo como una de las "amenazas" que había para el país junto con el Brexit y el enfriamiento de la economía para defender la urgente formación de un Gobierno.

Eso le dio pie para reprochar a Partido Popular y Ciudadanos su apuesta por el "bloqueo", cuando ahora le vienen con exigencias sobre la actuación en Cataluña, en lugar de actuar con lealtad. Para Sánchez, "lo mínimo" que debían ser los líderes de PP, Cs y Podemos, ante la crisis en Cataluña, es "leales" con el Ejecutivo, y así se lo prometieron cuando se reunió con ellos tras conocerse la sentencia, pero después "empezaron a criticar al Gobierno".

A la misma hora en que Sánchez participaba en un mitin en Segovia, el Parlament celebraba una sesión de control al Govern. Allí, el presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, reprochó el jefe del Ejecutivo lo que bautizó como "dejadez de funciones" con Cataluña y le exigió tener "visión de Estado" y "empezar a pensar en las próximas generaciones, no en las próximas elecciones".

Nuevamente se quejó el president de que Sánchez no le coge el teléfono. Y ya van, aseguró, cinco intentos. Así que, ni corto ni perezoso, se dirigió al líder del PSC, Miquel Iceta: "Cuando tenga a Pedro Sánchez al teléfono, me lo pasa y así puedo hablar con él". Pero Iceta aconsejó a Torra que deje de buscar "excusas" y que reúna a todos los partidos catalanes, como la víspera le exigió Sánchez.

También la jefa de filas de los comuns, Jéssica Albiach, afeó a Torra su aislamiento, acusándole de no ser un "interlocutor válido", ni dentro ni fuera de Cataluña, por su "falta de liderazgo" y porque "cada vez piensa en una parte más pequeña del país".

El president exigió a los de Ada Colau que tomen partido, pues, a su juicio, tras la publicación de la sentencia, "se ha acabado el tiempo de la equidistancia: o estamos con los represaliados o estamos con los represores".

Y para ganarse a la CUP, Torra anunció que estará "especialmente atento" a las investigaciones para aclarar posibles "extralimitaciones" policiales de los Mossos d'Esquadra durante las violentas protestas de la semana pasada.

El cupaire Vidal Aragonés le recordó que "cada día que pasa" sin cesar al conseller del Interior, Miquel Buch, da "apoyo a las prácticas irregulares de los Mossos". Buch afirmó en el Parlament que el problema de Cataluña no es de orden público, sino político.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook