05 de noviembre de 2019
05.11.2019
La Opinión de A Coruña

Felipe VI advierte contra "la intolerancia y la violencia" entre protestas en Barcelona

"Cataluña siempre ocupará un lugar muy especial en mi corazón", afirma Leonor en su estreno en la entrega de los galardones de la Fundación Princesa de Girona

04.11.2019 | 23:34

El Rey instó ayer en Barcelona a acabar con "la violencia, la intolerancia, el desprecio a los derechos y libertades de los demás". Mientras Felipe VI pronunciaba estas palabras en el interior del palacio de Congresos de la capital catalana, en el exterior una movilización contra la visita real a Cataluña para entregar los premios Princesa de Girona mantenía paralizada la ciudad y atizaba hogueras con fotos del monarca. Al igual que hiciera en Oviedo el 18 de octubre pasado, el acto sirvió para que la princesa Leonor pronunciara su primer discurso como princesa de Girona, en el que, en castellano, catalán e inglés, manifestó que Cataluña es "una tierra que siempre ocupará un lugar especial en mi corazón".

Barcelona amaneció ayer blindada por Policía Nacional y Mossos d'Esquadra para garantizar la entrega de los Princesa de Girona, uno de los títulos de la heredera al trono. El acto formaba parte de la visita de dos días de la Familia Real a la Ciudad Condal, contra la que el soberanismo había anticipado ya movilizaciones. ERC y JxCat llegaron a solicitar „sin éxito„ a la Junta Electoral la suspensión del actos por considerar que sirve de propaganda a las fuerzas centralistas.

El entorno del palacio de Congresos estuvo tomado por miles de manifestantes desde horas antes del inicio del actos, lo que obligó a cortar la avenida Diagonal y provocó el colapso de la ciudad. Los manifestantes trataron de impedir el acceso al interior del recinto a algunos de los invitados. En respuesta a la convocatoria de Assemblea Nacional Catalana (ANC) y de Pícnic per la República, en la protesta hubo quema de retratos de Felipe VI y Leonor, con los que se alimentó una gran hoguera.

En el interior, el monarca resaltó la contribución de Cataluña a recuperar la democracia en con unos valores que no deben ser recuerdo del pasado, sino "una realidad en la que no pueden tener cabida ni la violencia, ni la intolerancia, ni el desprecio a los derechos y libertades de los demás". El Rey reivindicó "una Cataluña orgullosa de sus señas de identidad, plural e integradora, constructiva y solidaria con el progreso", frase acogida con un enorme aplauso y vivas al Rey.

Felipe VI quiso dejar constancia del clima en el que se desarrolla esta visita a Barcelona y por dos veces por dos veces señaló que hay ocasiones en las que las presencias adquieren un significado más trascendente que las palabras y en las que, a través de actitudes, se expresan también profundas convicciones. La de ayer en Barcelona fue una de ellas, afirmó.

El discurso de Leonor

Antes que su padre, intervino la princesa de Asturias. En una intervención de apenas cuatro minutos, más de la mitad en catalán, contó cómo se fue gestando su vínculo con Cataluña: "Desde bien pequeñas, a mi hermana, la infanta Sofía, y a mí, nuestros padres nos han hablado de Girona y de Cataluña siempre con verdadero afecto. Gracias a ellos sabemos muchas cosas de la historia y la cultura catalanas". Sobre esa base, fue desarrollando una relación por la que Cataluña "siempre ocupará un lugar especial en mi corazón".

En su discurso, la princesa Leonor recurrió también al castellano, al inglés, y dijo unas palabras en árabe. "Gracias por escucharme en un día tan importante para mí", remató su intervención antes de confesar su "emoción" por su estreno en los actos de los premios de la Fundación Princesa de Girona.

Después, su padre aludió al estreno público de la princesa Leonor en un acto en Cataluña e inició su intervención bromeando con la circunstancia de que su hija se lo "hubiera puesto difícil".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook