El enorme dispositivo policial desplegado ayer en Barcelona impidió que una manifestación convocada por los CDR, que reunió a unas 700 personas, tiñera de violencia la jornada de reflexión, en la que el presidente del Gobierno en funciones y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, presidió en la Moncloa la reunión del comité de coordinación sobre la situación en Cataluña.

Los cordones de los Mossos d'Esquadra fueron obligando a los manifestantes a desplazar su protesta por todo el Ensanche, sin permitirles alcanzar su objetivo, acceder a la plaza Urquinaona, para después llegar ante la Jefatura Superior de la Policía Nacional, en la Vía Laietana, donde entre los días 14 y 18 de octubre y, de nuevo, el 26 de ese mismo mes, las acciones de los comités alcanzaron su mayor grado de violencia.

No obstante, los manifestantes movieron contenedores de basura en las calles Girona y Bailén y en esta última lograron montar algunas barricadas. Lanzaron huevos al cordón de los Mossos que les cortaba el acceso a Vía Laietana desde la calle Roger de Lauria. También lo intentaron por la Ronda de San Pedro, pero sin éxito. Al cabo de dos horas de protesta, en torno a las 21.30 h, se dispersaron.

La otra acción más destacada de la jornada fue un corte de carretera en la N-II, en el antiguo paso fronterizo de La Jonquera, que duró dos horas, y otro en la salida Girona Sur de la autopista AP-7. Los actos convocados por Tsunami Democràtic, "más de 300" en toda Cataluña según la propia plataforma, transcurrieron sin incidentes. El acto central, un concierto en Barcelona, concentró a miles de personas en el tramo de Gran Vía que va desde la calle Balmes hasta la plaza Universidad.

Además, se celebraron actos en Tarragona, Lleida, Girona, Valls, Reus, El Vendrell (Tarragona), Vic, Ripollet (Barcelona) y Pla de l'Estany (Girona), entre otros.

La plataforma anunció que su aplicación móvil funciona como esperaba, y que la prueba a la que la sometieron ayer, la primera vez que la usaron para convocar a los manifestantes, fue un éxito, por lo que esperan volver a utilizarla en las protestas convocadas para mañana, el martes y el miércoles. "La app ya ha recibido los primeros ataques informáticos por parte del Estado. No han conseguido encontrarla gracias al apoyo internacional", anunció la organización.

Entre tanto, más de un centenar de personas vinculadas a juventudes de formaciones políticas abandonaron la acampada de la plaza Universidad y desmontaron una treintena de tiendas, tras una tensa asamblea que tuvo lugar la noche del viernes y en la que se produjo una escisión entre los acampados.

Según fuentes de la acampada, grupos vinculados a formaciones políticas propusieron darla por finalizada por inseguridad.