13 de noviembre de 2019
13.11.2019
La Opinión de A Coruña

Sánchez e Iglesias acuerdan un Gobierno de coalición sin el respaldo garantizado

El líder de Unidas Podemos sería vicepresidente en un Gobierno encabezado por el socialista, cuya estructura y programa terminará por definirse en la negociación que ahora da comienzo

12.11.2019 | 23:50
Pedro Sánchez abraza a Irene Montero y Pablo Iglesias besa a Adriana Lastra tras la firma del preacuerdo, con el jefe de gabinete, Iván Redondo, y Alberto Garzón a la izquierda.

Los que no fue posible en más de cinco meses se consiguió en unas pocas horas, entre la tarde del lunes pasado y la mañana de ayer. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias pusieron fin al distanciamiento que llevó a la repetición electoral para suscribir un preacuerdo con el que intentan desbloquear la política que ambos obturaron con su ruptura de julio y el fracaso de la investidura del socialista.

El pacto, sin embargo, plantea muchas incógnitas. El retroceso de Unidas Podemos en la vuelta a las urnas (siete diputados menos) y el del PSOE (perdió tres escaños) complica los números para la investidura de Sánchez más que en el anterior intento. La viabilidad parlamentaria de esa alianza dependería „garantizado un núcleo fragmentario de formaciones, entre las que de mayor tamaño sería el PNV„ de un posible acuerdo con Ciudadanos, que, de entrada, rechaza dar su apoyo, o con ERC, que está en la misma posición. Este último respaldo resulta ahora lejano: Sánchez anuncia su intención de ser presidente de nuevo sin recurrir a los independentistas y los de Esquerra condicionan cualquier cambio de posición en su negativa a que lo sea a que haya un diálogo previo sobre la situación catalana.

Al margen de esos condicionantes externos, la voluntad de quienes esta vez están dispuestos a convertirse en socios de Gobierno está todavía pendiente de una negociación que ahora comienza.

Sánchez e Iglesias escenificaron ayer en el Congreso la firma de un preacuerdo en el que se trazan las líneas generales de la política del futuro Ejecutivo. Son diez puntos genéricos que marcan las pautas a seguir en lo político, lo económico y lo social.

Tras el protocolo de la firma, dejaron constancia del nuevo clima entre ambos con un abrazo y declaraciones de buenas intenciones. Es un cambio sustancial respecto al tiempo todavía cercano en que Sánchez justificaba su resistencia a que Unidas Podemos entrara en el Ejecutivo por su inexperiencia y por falta de confianza. El presidente en funciones llegó a afirmar que con la formación de Iglesias sentada en el Consejo de Ministros "no dormiría tranquilo". El líder de Unidas Podemos, por su parte, mostraba que la desconfianza era mutua al justificar su exigencia de entrar en el Gobierno por la necesidad de controlar a Sánchez desde adentro.

Con el abrazo de ayer entre los dos todo eso parece quedar atrás. Ahora se enfrentan a elaborar un programa para un Gobierno del que lo único que se sabe es que Sánchez será presidente e Iglesias su vicepresidente. El socialista levanta así el veto al líder de Unidas Podemos que en julio fue la antesala de la ruptura. Más allá de eso, está por definir la estructura del Ejecutivo y el reparto de competencias entre ambas formaciones, aspecto este último que provocó la investidura fallida del aspirante socialista, al rechazar Unidas Podemos la vicepresidencia y los tres ministerios que les ofrecía el PSOE.

Respecto a quiénes serán los ministros, el presidente en funciones sólo anticipó que existe "voluntad de aprovechar los perfiles más idóneos".

Con el preacuerdo de ayer, ambas partes quieren mostrar "la urgencia de que haya un nuevo gobierno cuantos antes", afirmó Sánchez tras la firma. La intención es que el futuro Ejecutivo asuma su cometido antes de final de año, para lo que la sesión investidura tendría que ser en la segunda semana de diciembre. El de Unidas Podemos y el PSOE sería un pacto que iría más allá de esa investidura y que pretende agotar la legislatura que el 3 de diciembre se abre, según el propósito que manifestaba ayer Pedro Sánchez.

El anuncio del preacuerdo fue acogido con recelo en el ámbito económico, como muestra la ligera caída de la Bolsa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook