27 de noviembre de 2019
27.11.2019
La Opinión de A Coruña

ERC sitúa el diálogo bilateral después de la investidura pero exigirá fijar un calendario

Esquerra y PSOE celebran mañana la primera reunión || Calvo descarta negociar la autodeterminación || Torra convoca la mesa de partidos catalanes para diciembre

26.11.2019 | 23:48
Los 13 diputados de ERC, ayer, en la escalinata del Congreso.

El PSOE y ERC emprenden mañana las negociaciones para conseguir la abstención de los 13 diputados republicanos en la investidura de Pedro Sánchez. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, aclaró que en esa primera cita "se sientan dos partidos". Esquerra acepta que el diálogo entre ejecutivos no se produzca hasta después de la investidura. Pero quieren que las conversaciones partidistas que empiezan mañana permitan pactar el calendario de una posterior negociación entre las dos instituciones. En caso negativo, mantendrán el voto en contra de Sánchez.

En la reunión de mañana (en el Congreso, a las 17.00 horas) se sentarán, por parte socialista, los números dos y tres del partido, Adriana Lastra y José Luis Ábalos, y el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa. El equipo de ERC lo integran el portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián; la secretaria general adjunta, Marta Vilalta; y el presidente del consell nacional, Josep Maria Jové.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, abogó por que la investidura sea "lo antes posible", "con urgencia" y "a poder ser antes de las Navidades", pese a que fuentes del PSOE descartaron prácticamente la víspera que el debate pudiera celebrarse en diciembre.

Ábalos explicó que el PSOE acude a la reunión de mañana "abierto al diálogo" y que los "puntos de encuentro" con ERC serían "perfeccionar el autogobierno y mejorar el sistema de descentralización en España". Los socialistas, agregó, encaran el diálogo con los independentistas "dentro del marco legal", si bien, concluyó, la ley "puede ser modificada, pero también a través de la ley".

Después, Calvo fue taxativa sobre la demanda de Esquerra de hablar del derecho a la autodeterminación, algo que "no está nunca. La autodeterminación no esta en nuestra Constitución. No hay más vueltas que dar". Pero reconoció que mantiene con el vicepresidente del Govern y hombre fuerte de ERC, Pere Aragonès, "una línea constante y fluida, de siempre, que es lo que nos toca como vicepresidentes". Antes, Aragonès había desvelado que ha intercambiado "pequeños mensajes cruzados" con Sánchez.

Los republicanos anticipan que las negociaciones serán "complicadas", por lo que Rufián abogó por afrontarlas con discreción, "menos ruido y más despacho: cuanta menos soga compremos, mejor". Y dejó claro que ERC intentará usar "la fuerza de sus trece diputados" en la investidura para resolver un conflicto de país, tras echar en cara a Sánchez que solo hable de mesas de diálogo "cuando no puede elegir y está derrotado".

El Govern, dijo su portavoz, Meritxell Budó, ve con "escepticismo" las negociaciones porque "las señales no son muy positivas", pero también sitúa el diálogo entre ejecutivos para después de la investidura. Budó avanzó que el president Joaquim Torra convocará la mesa de partidos catalanes para los primeros días de diciembre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook