29 de noviembre de 2019
29.11.2019
La Opinión de A Coruña

ERC mantiene su negativa a Sánchez y el PSOE atisba "voluntad de entendimiento"

Ambas fuerzas acuerdan verse de nuevo el martes tras la constitución de las Cortes y coinciden en buscar "un diálogo institucional" para un conflicto de tipo "político"

29.11.2019 | 00:27
De izquierda a derecha, Salvador Illa (PSC), José Luis Ábalos, Adriana Lastra, Gabriel Rufián, la secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, y el presidente del consell nacional de los republicanos, Josep Maria Jové.

Pedro Sánchez todavía no tiene garantizada su investidura. A pocos días de que el próximo martes se abra la XIV legislatura con la constitución de las Cortes, ERC se resiste a abandonar su rechazo al candidato socialista y a facilitar con su abstención que el ahora presidente en funciones pase a serlo con plenitud de poderes. Tras una primera negociación que se prolongó dos horas y media, ambas partes llegaron al único acuerdo concreto de mantener el diálogo. La próxima reunión será el martes, en el mismo escenario: el Congreso de los Diputados, después de la sesión constitutiva de la Cámara.

ERC se mantiene en su posición de condicionar la abstención „que permitiría la investidura en segunda votación, en la que es suficiente que el aspirante tenga más sufragios a favor que en contra„ a configurar una mesa de negociación "sin apriorismos ni temas vetados", en la que se puedan abordar asuntos como la autodeterminación o la amnistía para los condenados por el procés.

Para Esquerra, el punto de partida de la negociación es que ambas partes asuman la necesidad de abordar un conflicto de "naturaleza política". Este reconocimiento sobre el origen de las divergencias comienza a estar presente en las manifestaciones de los socialistas, que han dejado de hablar de "crisis de convivencia" o de reducir la situación a un "problema de orden público" para postular que se requiere una salida en términos políticos.

Los republicanos reconocen que los diagnósticos de las dos partes que ahora se sientan a la mesa no son coincidentes, pese a lo cual "comparten la necesidad de retomar la vía del diálogo entre partidos e instituciones, así como implicar en ésta a la sociedad civil".

El PSOE aprecia "voluntad de diálogo y entendimiento" en ERC, tal como reflejaba en un comunicado posterior a la reunión. El encuentro entre los equipos negociadores „que por parte del PSOE encabeza Adriana Lastra y por ERC Gabriel Rufián„ sirvió para constatar "la existencia de diferencias pero también de puntos de encuentro, y en todo, caso una voluntad compartida de diálogo que permita desencallar la formación de Gobierno y asegurar la estabilidad política". En el comunicado, el PSOE subraya la necesidad de encauzar el conflicto político "desde el diálogo y el entendimiento institucional".

Los socialistas pretenden que de este diálogo salga algo más que un compromiso para facilitar la investidura de Sánchez, y el entendimiento con ERC garantice su respaldo a un nuevo presupuesto, la prioridad del Ejecutivo una vez salga del impás que ha obligado a una segunda prórroga de las cuentas del PP de 2018.

El resultado del primer encuentro está dentro de las previsiones. No se esperaba que ERC allanara el camino de forma prematura, pero su disposición a dilatar la negociación puede alterar el calendario de Sánchez y su propósito de salir investido entre el 16 y el 19 de diciembre próximos.

Los plazos reglamentarios no juegan tampoco a favor. Tras la constitución de las Cortes, hay un máximo de cinco días para que se formen los nuevos grupos parlamentarios; el 6 de diciembre es la fiesta de la Constitución y los días inhábiles en ese período hacen que ese plazo reglamentario pueda llegar hasta el 12 de diciembre. La Casa Real trabaja, según Efe, con la hipótesis de encuadrar la ronda de consultas entre el 10 y el 12 de diciembre a más tardar. En esta última fecha empieza un nuevo Consejo Europeo, en el que la presencia de Sánchez es preceptiva. A lo apretado de las fechas hay que añadir la fragmentación del Congreso, que obligaría a que las consultas con los grupos parlamentarios se prolonguen hasta tres días.

"Espero que la próxima Nochebuena los españoles puedan cenar con un Gobierno", confiaba ayer el líder de Unidas Podemos, optimista respecto al contacto con ERC, encontrando que "hay que apostar por la empatía y por el diálogo". "Esto va de trabajar, lo primero es sacar adelante la investidura, tenemos que esforzarnos por lograr apoyos suficientes", apunta.

En paralelo a los contactos con otras formaciones, PSOE y UP desarrollan con sigilo la negociación para cerrar el programa del Gobierno de coalición y el reparto de carteras. La intención de ambas partes es que nada de ello trascienda hasta que la investidura de Sánchez quede garantizada y en vías de materializarse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook