03 de diciembre de 2019
03.12.2019
Mariano Rajoy Brey

"Entiendo los acuerdos con Vox, en política muchas veces se elige el mal menor"

El expresidente cuyo libro, 'Una España mejor', llega hoy a las librerías, defiende el entendimiento PP-PSOE porque la sociedad española es "centrista y moderada"

03.12.2019 | 00:14
Mariano Rajoy, en un momento de la entrevista.

Mariano Rajoy (Santiago, 1955) es un firme defensor del entendimiento PP-PSOE porque cree que la sociedad española es fundamentalmente centrista y moderada, aunque entiende los acuerdos de su partido con Vox en algunas comunidades porque "en política muchas veces se elige el mal menor", sobre todo "cuando otros no quieren acordar contigo".

El expresidente del Gobierno, cuyo libro Una España mejor (Plaza & Janés) llega hoy a las librerías, incide en una entrevista con EFE en esa apuesta por el "vituperado bipartidismo" y advierte de que "al populismo no se le gana con más populismo, sino con moderación y sentido común".

Rajoy asegura que no quiere decirle a nadie lo que tiene que hacer, en referencia a la actual situación política, pero recuerda que él intentó en 2015 y 2016 "una gran coalición" por una España "moderada", aunque la iniciativa la tiene que tomar "el que gana", en este caso Pedro Sánchez.

En el libro y en la entrevista rebatió las críticas a su supuesto inmovilismo al frente del Gobierno y lamentó haber tenido que salir de la política "con la excusa" de la moción de censura. El expresidente del Gobierno y del PP no tenía previsto presentarse como candidato a la reelección antes de la moción de censura liderada por Pedro Sánchez que le sacó del Ejecutivo porque creía que ya había cumplido sus objetivos y era "suficiente" con su vida política de 40 años.

Así lo aseguró en la entrevista en la que hizo un repaso por los años que estuvo en el Gobierno, entre 2011 y 2018, que terminaron con la moción de censura presentada por el PSOE. Rajoy admite que ya había pensado "no repetir como candidato", aunque puntualizó que "habría que ver cómo se producían luego los acontecimientos", y lamentó que le echara del Gobierno una "coalición" del PSOE "con partidos de extrema izquierda e independentistas".

En su libro relata como, nada más presentarse la moción, encargó a su equipo "de mayor confianza" estudiar las consecuencias de su posible dimisión, que finalmente fue descartada porque "no hubiera servido absolutamente para nada". "Dimitir es una de las grandes cuestiones que se han planteado y sobre las que se han dicho de todo, algunas cosas verdaderamente inverosímiles", reprochó.

Y es que decidió no presentar su dimisión „algo que incluso le planteó Pedro Sánchez el mismo día del debate de su iniciativa en el Congreso„ porque no hubiera servido para detener la moción de censura, y tampoco hubiese evitado que el candidato socialista se convirtiese finalmente en presidente ya que "tenía los votos".

Pero el argumento "decisivo" fue que su dimisión supondría que su Gobierno "pasara a la historia como el de un partido que había sido cesado por una cuestión de corrupción" cuando, además, la sentencia de la Gürtel con la que el PSOE justificó la moción de censura fue solo "una excusa", según Rajoy. Antes de esta moción para echarle del Gobierno, tenía previsto retirarse de la política "con normalidad", cuando terminase su mandato en 2020.

En todo caso, pese a que tuvo que adelantar esta retirada, se muestra "satisfecho" porque no se fue ni porque sus compañeros de partido le dieran "la espalda", ni tampoco porque le echaran los españoles, algo que le "reconforta mucho", aseguró. Rajoy tenía muy claro desde el principio que la moción socialista iba a triunfar porque "había un nuevo PSOE" que, a su juicio, "sí quería pactar con los independentistas y llegar al Gobierno como fuera", a diferencia de 2016 cuando fue investido con la abstención de este partido.

Este cambio en el PSOE, que en 2016 facilitó su investidura porque "no estaba Sánchez", se vio acompañado de la postura del PNV, que "hizo un papelón", le recriminó Rajoy, y apoyó una moción contra el Gobierno del PP cuando tres días antes le dio su apoyo para aprobar el presupuesto.

Sobre la comida con varios ministros y cargos del partido en un restaurante cercano que se prolongó hasta la noche en la primera jornada de debate de la moción, Rajoy consideró que "forma parte del anecdotario" pero "no del núcleo esencial de lo que allí ocurrió".

Lo importante, a su juicio, es que el PSOE después, durante un año y medio y apoyado por los independentistas "no hizo nada" y "fue incapaz de aprobar unos presupuestos y tuvo que volver a convocar elecciones". "Vamos a ver qué ocurre en el futuro", auguró sobre el posible nuevo Gobierno tras la repetición electoral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook