14 de diciembre de 2019
14.12.2019
La Opinión de A Coruña

La negociación con ERC reabre grietas en el PSOE y enfrenta a los barones con Iceta

Sánchez fija los márgenes del diálogo en la "seguridad jurídica" y recupera así los términos del acuerdo de Pedralbes que suscribió en 2018 con el president Torra

13.12.2019 | 23:23
Miquel Iceta durante su intervención, ayer, en el Congreso del PSC.

La negociación con ERC para que facilite la investidura de Pedro Sánchez reabre grietas en el PSOE. Dos barones socialistas, Lambán y García- Page, en su día entre los más significados opositores al actual líder del partido, avivaron viejas tensiones después de que el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, criticase las "voces inoportunas" que desde el propio partido interfieren en las conversaciones con Esquerra. Sánchez recuperó ayer los términos del acuerdo de Pedralbes, suscritos hace un año con el president Torra, y acotó en "la seguridad jurídica" el diálogo que abrirá la semana próxima con los presidentes autonómicos, incluido el de la Generalitat.

En los prolegómenos del congreso del PSC „del que, este fin de semana, saldrá reelegido como primer secretario de los socialistas catalanes„, Iceta calificó de "inoportunas" las críticas a las negociaciones del PSOE con ERC del presidente socialista de Aragón, Javier Lambán, y de su homólogo de la Junta de Comunidad de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. Iceta considera que sus manifestaciones "no resultan muy propias" de presidentes de una comunidad autónoma, al tiempo que insta a ambos a "comportarse con el resto de partidos con respeto". Lambán considera "indeseable e innecesario" a ERC e insiste „pese a la reiterada negativa de los conservadores„ en reclamar al Partido Popular y a Ciudadanos que, aprovechando las entrevistas del próximo lunes con Sánchez, acuerden una abstención con la que facilitar la investidura. García-Page manifestó irónicamente que no quiere "vaselina como regalo de Reyes".

El presidente de Castilla-La Mancha defendió su derecho a opinar sobre la negociación en marcha al apuntar que "sobre España hablan todos los españoles y todo el PSOE". "Cuando a Iceta le dicen que no puede ir al Senado y le quitan la posibilidad de ser presidente de esa Cámara, entonces sí vale decir que España no puede depender de los independentistas. Yo digo lo mismo que dije hace tres semanas y hace tres años, y probablemente lo seguiré diciendo en los próximos treinta", replicaba ayer García-Page.

"Creía que negarnos el derecho a opinar a los demás españoles era algo propio de los independentistas catalanes. Veo que el supremacismo, por desgracia, está haciendo estragos en Cataluña", replicó por su parte Lambán.

Cataluña es nación

Iceta no ve inconveniente, para facilitar un acuerdo, que el diálogo se desarrolle entre gobiernos, tal como reclaman ERC y JxCat. En su intervención en la apertura del congreso del PSC defendió que "Cataluña sea reconocida como nación, como sujeto político no independiente, pero sí con voluntad de ejercer su autogobierno". En ese marco, resumió la propuesta del PSC en "autogobierno más sólido, mejor financiación y mejor reconocimiento" para Cataluña.

Desde Bruselas, Pedro Sánchez, en la rueda de prensa posterior al Consejo Europeo, habló ayer de diálogo dentro de la "seguridad jurídica". Sánchez recuperaba así los términos del acuerdo de Pedralbes, suscrito con Torra en diciembre de 2018, en cuya declaración se apostaba por "potenciar espacios de diálogo" para avanzar en una respuesta democrática a las demandas de la sociedad catalana "en el marco de la seguridad jurídica". Fuentes del Gobierno admiten que "las negociaciones avanzan" y siguen barajando una sesión de investidura antes de que finalice 2019.

Al acotar el terreno de la negociación, el aspirante a presidir de nuevo el Gobierno contestaba así al líder de Esquerra, Oriol Junqueras, quien en una entrevista en el diario La Razón manifiesta que su partido votará contra la investidura del socialista si de las conversaciones no sale "una mesa de negociación entre gobiernos donde podamos hablar de todo".

El presidente de los populares, Pablo Casado, recriminó a Junqueras que pretenda imponer desde la cárcel las condiciones de la negociación, y reiteró la negativa a allanar la investidura mientras el PSOE mantenga el preacuerdo con Unidas Podemos.

En previsión de la inminente ronda de llamadas del presidente en funciones, el lehendakari, Íñigo Urkullu, avanza que pedirá a Sánchez que atienda la cuestión territorial de manera "estructural" y sin "tacticismos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook