29 de diciembre de 2019
29.12.2019
La Opinión de A Coruña

España y Bolivia chocan por altos cargos de Morales asilados en la legación de México

La Paz acusa a diplomáticos españoles de un intento de huida, entre otros, del exministro de la Presidencia y vincula la acción al pacto PSOE-Podemos

28.12.2019 | 23:44

Bolivia y España se hayan inmersas en un choque diplomático de gran envergadura después de que el Gobierno provisional de Jeanine Áñez haya acusado a diplomáticos españoles de haber intentado ayudar a huir a exministros de Evo Morales asilados en la embajada de México en La Paz, acusados de delitos como sedición y terrorismo.

Tras la acusación de "atropello" a la soberanía de Bolivia „el viernes, por parte de la cancillera interina, Karen Longaric„, el ministerio español de Exteriores comunicó su decisión de "abrir una investigación en relación a los hechos acaecidos durante la visita de la Encargada de Negocios ad interim de España a la Embajadora de México en Bolivia", María Teresa Mercado.

Exteriores emitió ayer otro comunicado, más amplio, en el que anunció que "en los próximos días enviará una misión" a Bolivia, encabezada por "un funcionario de la Inspección General de Servicios", con el propósito de abrir "una investigación sobre los hechos acaecidos".

Visita de "cortesía"

El Ministerio de Exteriores aclara ya que el objeto de la visita de la diplomática Cristina Borreguero "era exclusivamente de cortesía", por lo que "niega rotundamente que pudiera tener como objeto facilitar la salida de las personas que se encuentran asiladas en aquellas dependencias".

Según el comunicado, la titular de Defensa en funciones y encargada del Ministerio de Exteriores, Margarita Robles, "comparecerá públicamente en el Congreso de los Diputados cuando la investigación haya sido completada y sus resultados, analizados".

Poco antes, Partido Popular y Vox habían exigido la comparecencia del Gobierno en la Cámara Baja. El vicesecretario de participación del PP, Jaime de Olano, reclamó que Margarita Robles "explique el incidente de Bolivia con diplomáticos españoles", mientras que el líder de Vox, Santiago Abascal, a través de su cuenta de Twitter, calificó el incidente de "gravísimo" y solicitó que se den "respuestas" en el ámbito parlamentario.

Todo sucedió cuando la diplomática Cristina Borreguero y el cónsul español en Bolivia, Álvaro Fernández, se dirigieron a visitar a la embajadora mexicana en La Paz. Según los hechos relatados el viernes por la canciller interina de Bolivia, los diplomáticos españoles acudieron acompañados por "personas con el rostro cubierto que intentaron ingresar de forma subrepticia y clandestina en la residencia diplomática de México".

En ese momento, la policía boliviana frenó el acceso a las instalaciones de estos "encapuchados" y "armados" que, en principio, podrían ser agentes de seguridad españoles, modo de escolta. Solamente pudo entrar el personal diplomático.

Se da la circunstancia de que en México encontró asilo el expresidente Evo Morales, actualmente en Argentina, y que en la embajada mexicana en La Paz se encuentran asilados nueve exfuncionarios del destituido Gobierno, a algunos de los cuales persigue la justicia boliviana.

Entre ellos está Juan Ramón Quintana, exministro de la Presidencia, que según el actual ministro del Interior boliviano, Arturo Murillo, era a quien pretendían ayudar a huir los diplomáticos españoles. Murillo anunció que pedirá a la embajada española en La Paz que cambie a sus funcionarios diplomáticos.

El propio portavoz internacional del Gobierno interino de Bolivia, Jorge Quiroga, acusó al Ejecutivo de Pedro Sánchez „"que está cogobernando con Podemos", dijo„ de intentar "salvar y proteger" a los exministros Quintana y Héctor Arce, y a otro excargo del Gobierno. "El país ha quedado anonadado de ver que ha retornado el colonialismo español a Bolivia. Nos dejó perplejos ver operativos con efectivos encapuchados, armados de España, con complejos de James Bond, violar flagrantemente la soberanía nacional", denunció Jorge Quiroga.

El embajador de Bolivia ante la Organización de Estados Americanos, Jaime Aparicio, también vinculó lo sucedido con el futuro socio de gobierno de Pedro Sánchez. "El Ejecutivo español y Unidas Podemos confunden la embajada de México en La Paz con la isla de Perejil", manifestó. Aparicio reprochó al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, que haya aprovechado la tensión diplomática para intentar convertirse en el nuevo líder de la izquierda de América Latina y el Caribe. "Quiere ocupar el lugar de Luiz Inácio Lula da Silva en la izquierda continental, rebautizando al Foro de Sao Paulo como Grupo de Puebla", apuntó el diplomático.

Ante la confusión de los hechos, fuentes diplomáticas españolas aconsejan esperar a que finalice su investigación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas