21 de enero de 2020
21.01.2020

El acusado por la muerte de Julen se declara culpable para evitar prisión

El dueño de la finca acepta la pena de homicidio por imprudencia grave y pagar 180.000 euros de indemnización a la familia del niño

21.01.2020 | 00:03
David Serrano a su llegada, en septiembre, a los juzgados malagueños.

Los padres de Julen, el niño de dos años que murió hace un año al caer a un pozo en Totalán (Málaga), y el dueño de la finca, David Serrano, han alcanzado un principio de acuerdo que evitará el juicio previsto para hoy mismo en la Ciudad de la Justicia de Málaga. Serrano ha aceptado una condena por un delito de homicidio por imprudencia grave que oscilará entre los seis meses a un año de prisión, ya que se le aplicará el atenuante de reconocimiento tardío de los hechos y reparación parcial de los daños. Al carecer de antecedentes penales, evitará la prisión por ser la pena inferior a los dos años.

El procesado también ha aceptado al pago de la indemnización, unos 180.000 euros, aunque será hoy cuando se ultimen los detalles de acuerdo y el magistrado tendrá que dar el visto bueno. En los términos se suspende la condena, que podría aplicarse la pena mínima por los atenuantes y el compromiso de pago de la indemnización. El acusado tenía intención de abonar ayer 25.000 euros y el resto a 50 euros al mes hasta que mejore su situación económica.

El abogado del dueño de la finca y la letrada que representa a los padres de Julen se reunieron ayer en Ciudad de la Justicia de Málaga con el fiscal encargado del procedimiento para explicarle los términos del principio de acuerdo, al que el ministerio público dio el visto bueno. Este pacto tendrá que ser ratificado hoy por todas las partes ante el titular del Juzgado de lo Penal número 9 de Málaga que constituirá la sala como en cualquier juicio de conformidad para que el acusado reconozca los hechos y se conforme con la pena y la indemnización que se le imponga.

Este principio de acuerdo se ha producido después de que David Serrano haya ido a buscar a los padres de Julen, José Roselló y Victoria García, para pedirles perdón por lo sucedido y expresar su arrepentimiento por todo lo acaecido. David Serrano hasta ahora siempre se había declarado inocente y desde el primer momento intentó desviar su responsabilidad acusando en primer lugar al empresario que hizo la prospecciones que había en la finca, posteriormente afirmó que el equipo de rescate pudo causar lesiones a Julen y luego acusó Roselló de no decir la verdad, ya que mantenía que lo avisó del peligro.

El 13 de enero de 2019 el acusado acudió en compañía de su pareja y su hija menor así como los padres de Julen y el pequeño a dicha parcela con la intención de hacer un arroz y pasar el día. Julen se bajó de la silla y se metió en una zanja de poca profundidad, y se puso a correr, por lo que fue detrás. Fue inútil, pues el pequeño se coló por la boca del pozo.

El fiscal y la acusación particular siempre han mantenido que el acusado era el único conocedor de la presencia de la prospección y que los padres de Julen y la pareja del acusado desconocían que estaban preparando la comida a 17 metros de un pozo sin tapar. El cuerpo del niño fue rescatado 13 días después tras un complicado rescate en el que intervino la Brigada de salvamento minero de Asturias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook