22 de enero de 2020
22.01.2020

El dueño de la finca en la que murió Julen indemnizará a los padres y pagará el rescate

El único acusado, que evita la cárcel, pagará casi un millón de euros en compensaciones

21.01.2020 | 23:58

El dueño de la finca donde se encuentra el pozo en el que murió Julen, el niño de dos años rescatado sin vida después de caer en dicha prospección en Totalán (Málaga), ha sido condenado a un año de cárcel por un delito de homicidio por imprudencia grave, tras conformarse con los hechos y aceptar el acuerdo alcanzado entre las acusaciones y su defensa. Esta pena de prisión ha sido suspendida por el magistrado, por lo que no entrará en la cárcel.

El Juzgado de lo Penal número 9 de Málaga acogió ayer una vista en la que las acusaciones y la defensa presentaron el acuerdo alcanzado en las últimas horas entre el único acusado, David Serrano, y los padres del menor, que evita la celebración de todo el juicio. El pacto incluye, además del año de prisión, la indemnización de 89.500 euros para cada uno de los padres, y el pago de 663.982 euros para la Junta de Andalucía por las tareas de rescate.

Serrano expresó su "alivio" por quitarse "un peso muy grande" y transmitió que afrontará la situación "de la mejor manera posible, siempre llevándolo a la espalda". Asimismo, el acusado pidió perdón a los progenitores "de corazón". Por su parte, el padre, José Roselló, dio las gracias a los periodistas por "el apoyo y el respeto" y, sobre el final del proceso judicial, indicó que "satisfecho nunca voy a poder quedar".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook