La Fiscalía se ha opuesto ante el juzgado de vigilancia penitenciaria al permiso de 72 horas que la cárcel de Lledoners (Barcelona) ha propuesto para el líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, al considerar definitivo que no se haya arrepentido y su sentencia de que "lo volvería a hacer".

En su escrito, la Fiscalía de Barcelona rechaza que se conceda este permiso a Cuixart porque cree que sería "prematuro", debido al escaso tiempo de cumplimiento en relación a la pena de nueve años por sedición que le impuso el Supremo. También considera "injustificado" que se autorice la salida, por la falta de asunción de los hechos delictivos y la ausencia de arrepentimiento, e "improcedente", ya que no siguió ningún programa de tratamiento que permita entender que ya ha sido "reeducado".

Òmnium Cultural defendió ayer que su presidente "no debe arrepentirse de nada" para obtener permisos penitenciarios. En un comunicado, la entidad soberanista acusó a la Fiscalía de tener un "marcado posicionamiento político y parcial", y de vulnerar derechos fundamentales.