Los partidos independentistas mayoritarios encaran los próximos meses compartiendo gobierno y compitiendo por el voto. En esta lucha fratricida JxCat parte con una pequeña ventaja: como presidente de la Generalitat, Torra puede decidir la fecha de las elecciones. Ahora, ERC le pide que concrete un poco como gesto hacia sus socios. El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, expuso ayer sus preferencias y solicitó que la legislatura "no se alargue en exceso".