La Junta Electoral Central (JEC) acordó el archivo del expediente contra el PP a raíz de los mensajes de texto telefónicos que el partido de Pablo Casado envió durante la pasada campaña electoral pidiendo el voto para los populares. En una resolución notificada ayer, la JEC concluye que el PP no incurrió en ninguna infracción al enviar a primeros de noviembre dos millones de mensajes a ciudadanos pidiendo el voto para sumar "una nueva mayoría de cambio" en las elecciones generales del 10-N y que, por tanto, no corresponde sanción alguna.

Según la JEC, la empresa que prestó este servicio al PP usó bases de datos anonimizados, es decir, únicamente números de teléfono, sin que estos estuvieran ligados a identidades de personas, por lo que entiende que no está bajo la cobertura de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General, "ya que los datos de los que se ha hecho uso no son datos personales".